Microsoft completa la compra de Nokia

Según la compañía de Seattle, pretenden unir las dos empresas «en un solo equipo»


Microsoft ha completado la compra del negocio de aparatos telefónicos y servicios de Nokia. La operación, iniciada en septiembre de 2013 y valorada en 7.200 millones de dólares, ha sido aprobada por los accionistas de la empresa finlandesa y las autoridades gubernamentales.

«Esta adquisición marca el primer paso para unir estas dos empresas en un equipo», señaló un comunicado de Microsoft en su portal.

El expresidente y ejecutivo principal de Nokia, Stephen Elop, que ahora estará subordinado al ejecutivo principal de Microsoft, Satya Nadella, ocupará la vicepresidencia ejecutiva del Grupo de dispositivos de Microsoft.

Desde ese cargo Elop supervisará las operaciones que incluyen los teléfonos y tabletas Lumia, los teléfonos móviles Nokia, los artefactos Xbox, Surface, los productos Perceptive Pixel y accesorios.

Resultados mejores que lo esperado

El consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, ha defendido el primer balance trimestral desde que tomó en febrero los mandos de la compañía.

A simple vista, los números de Microsoft son poco alentadores, con una caída del beneficio neto interanual de un 6,5 por ciento entre enero y marzo, hasta los 5.660 millones de dólares, y unos ingresos casi idénticos a los de hace un año, 20.403 millones de dólares (0,4 % menos), pero las cuentas distorsionan la tendencia.

En los primeros tres meses de 2014, Microsoft creció en todos sus segmentos de negocio, desde Windows hasta Office, tanto para consumidores como para empresas, pasando por las plataformas para desarrolladores, las tabletas Surface y las consolas Xbox.

El desajuste provino de ingresos anotados entre enero y marzo de 2013 por operaciones de promoción asociadas al actualizaciones futuras a Windows 8, así como preventas de Office, y opciones para mejoras en videojuegos, entre otras cosas, que entonces supusieron 1.651 millones de dólares.

Un año después, Microsoft reportó pérdidas de 127 millones de dólares en ese capítulo de oferta de productos, lo que dejó una diferencia de ingresos interanuales de 1.778 millones de dólares que la empresa logró compensar por el rendimiento sus áreas de negocio ordinarias.

En términos absolutos, la diferencia de ingresos entre el primer trimestre de 2013 y el primero de 2014 fue solo de 86 millones de dólares. El hecho de que los márgenes brutos cayeran un 7,8 %, en parte asociados por el mayor coste de fabricación y venta de los nuevos productos (como Xbox One) repercutió sobre el beneficio.

Las cuentas de enero a marzo del gigante tecnológico superaron las expectativas de los mercados y sus acciones subieron más de un 3 % en los minutos que siguieron a su publicación.

«Resumo este trimestre en dos palabras: ejecución y transición», comentó el consejero delegado de la empresa, Satya Nadella, que insistió en la transformación que experimentó Microsoft en los dos últimos meses y prometió «innovación» porque el sector tecnológico «no respeta la tradición».

Nadella compareció ante la prensa financiera por primera vez y reiteró el mantra de «movilidad primero, nube primero» que recoge su visión del futuro de Microsoft, más enfocado en convertirse un ecosistema omnipresente en la nube y accesible desde cualquier dispositivo, que en un modelo de negocio apegado a un tipo de hardware.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Microsoft completa la compra de Nokia