Oculus Rift, las gafas que nos meterán dentro del videojuego

Facebook paga 1.500 millones de euros por un dispositivo que todavía se encuentra en fase de desarrollo. El fundador de la empresa, que se financió vía Kickstarter, es el nuevo millonario de Internet, Palmer Luckey


Guerra en Internet. Google compra Yahoo! Facebook se hace con Instagram. Google adquiere Boston Dynamics -una empresa que fabrica robots que imitan los movimientos de los animales-. Facebook tira de billetera (14.000 millones) y se lleva WhatsApp. Google compra la compañía de dispositivos inteligentes Nest. Facebook contraataca y paga 1.500 millones por Oculus Rift, una gafas de realidad virtual. Este último movimiento revela cuál es la próxima frontera de la tecnología digital: la inmersión total en el mundo de los videojuegos.

Las Oculus Rift aún no están a la venta y se espera que sean lanzadas a mediados de año, tras un largo proceso de desarrollo. Quienes las han probado aseguran que realmente sumergen a las personas en mundos virtuales, pero que aún hace falta perfeccionar -y mucho- la tecnología. El desarrollo del aparato y la plataforma que lo apoye seguirá ahora bajo el paraguas de Facebook.

La compañía de Mark Zuckerberg tiene además una gran plataforma de juegos que podría beneficiarse de Oculus Rift. El fundador de la red social aclaró el martes sin embargo que hay muchas otras aplicaciones posibles para ese tipo de gafas más allá de los videojuegos. Por ejemplo, los aficionados al deporte podrían acceder a los mejores asientos en el estadio, se mejoraría enormemente la educación a distancia o las conversaciones con el médico. Entre los rivales está el gigante japonés Sony, con su Proyecto Morpheus, que presentó la semana pasada. Los usuarios de la Playstation 4 podrán meterse en mundos virtuales de juego con un dispositivo similar.

«El móvil es la plataforma de hoy y ahora nos estamos preparando para las plataformas del mañana», subrayó Zuckerberg. «Oculus tiene la oportunidad de crear la más social de todas las plataformas y cambiar la manera en la que trabajamos, jugamos y nos comunicamos», añadió.

De momento, las gafas virtuales han creado un nuevo millonario de la era de Internet, que sigue la estela del propio Zuckerberg, Jan Koum (WhatsApp) y otros. Palmer Luckey estudió en su casa con el sistema home schooling permitido en EE.UU. A los 19 años se unió a Brendan Iribe, que había trabajado en una empresa de juegos en red, y se pusieron a desarrollar unas gafas de realidad virtual para videojuegos. Palmer y Brendan pidieron 250.000 dólares a través de la plataforma Kickstarter y consiguieron reunir más de dos millones de dólares para Oculus.

Pero no todo es del color de rosa. Poco después del anuncio de compra por Facebook, el creador del juego Minecraft anunciaba en su web que cancelaba el pedido de Oculus Rift de hacer una versión para las gafas. «No quiero trabajar con lo social, quiero trabajar con juegos», dijo Markus Persson.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Oculus Rift, las gafas que nos meterán dentro del videojuego