Los videojuegos conquistan el mercado de la tercera edad

Las grandes firmas del sector apuestan por la creación de actividades pensadas para este colectivo. En Japón son muchas los centros de ancianos que incluyen una amplia oferta de juegos para sus residentes


Risas, sorpresa y emoción. Saburo y sus compañeros mueven rápido sus dedos para aplastar las ranas y cocodrilos que aparecen en una pequeña pantalla táctil. En esta residencia de ancianos de Yokohama, en los suburbios de Tokio, los octagenarios se divierten como si fueran unos niños con los videojuegos.

«Las damas aquí son muy rápidas, para mí es casi imposible ganarles», declara Saburo mientras recupera el aliento comprobando que ha perdido.

Este japonés tiene 88 años y todos los días va al centro para ancianos de Kaikaya, filial de la empresa Namco Bandai inventora del Pac-Man, el célebre juego de arcade de los años ochenta que atrajo a muchos jóvenes a los videojuegos.

Pero ahora la firma apuesta a desarrollar pasatiempos electrónicos para la tercera edad, un mercado en plena expansión en el envejecido Japón, donde para el año 2055 casi la mitad de la población tendrá más de 65 años.

«Ofrecemos entretenimiento y así los ancianos pasan el día jugando, divertiéndose juntos y por la noche regresan a casa felices. Cansados pero felices», asegura Yoshiaki Kawamura, presidente de Kaikaya.

Los asistentes, de un promedio de 85 años, encuentran varias actividades en este centro aprobado por el gobierno, como baño asistido, fisioterapia, almuerzo... y una serie de videojuegos.

«Los videojuegos son actividades extracurriculares, voluntarias, pero los clientes disfrutan mucho y se animan cuando están jugando», dice Kawamura.

Misae, una jubilada muy dinánima de 87 años que se concentra en los cocodrilos que saltan frente a ella, es un claro ejemplo. «Esto es una verdadera gimnasia cerebral, y también es ejercicio físico... Yo juego para no perder la cabeza», asegura.

«Para iluminar almas»

Para motivar a los ancianos y aprovechar su espíritu competitivo, se publican tablas que muestran quiénes suman más puntos.

Uno de los juegos favoritos de estos ancianos consiste en sentarse en una silla y aplastar de una patada serpientes «amenazantes» que salen de la tierra. Desarrollado por Namco Bandai en colaboración con un hospital universitario del sur de Japón, esta actividad obliga a los ancianos a mover los pies hacia sus «víctimas» con velocidad y destreza.

Según el doctor Shinichiro Takasugi, el juego hace trabajar las piernas y los músculos de la cadera, por lo que es ideal para reducir el riesgo de caídas, y también activa el flujo sanguíneo cerebral, especialmente en los lóbulos frontales, lo que ralentiza la posible aparición de algunos trastornos relacionados con la edad.

Takasugi admite que es difícil cuantificar científicamente los beneficios de estos juegos, pero el efecto psicológico positivo «es indiscutible».

«El juego es una herramienta eficaz para iluminar las almas de las personas mayores, que tienden a quedarse en casa, retirándose de la vida social», dijo. «También puede ayudarlos a hacer ejercicios de rehabilitación que pueden ser aburridos».

Poderosa herramienta

Los videojuegos, acusados de promover el sedentarismo, permiten ahora, gracias a los avances tecnológicos, hacer mucho más que pulsar teclas o controlar un joystick.

Usando el sensor de movimiento Kinect, desarrollado por Microsoft para su consola de videojuegos Xbox, el fisioterapeuta Keizo Sato trabajó con dos compañías para diseñar un software que ayudara a aumentar la fuerza y la flexibilidad de los jugadores.

Rehact -una contracción de las palabras inglesas «rehabilitación» y «activo»- proporciona ejercicios para personas mayores que viven en zonas rurales lejos de centros médicos especializados, uno de los retos del envejecimiento de Japón, según Sato.

Hay cuatro juegos para elegir, cada uno dirigido a grupos específicos de músculos, dijo Sato. «Pero este software no solo ofrece motivación para que la gente disfrute de los ejercicios, sino que muestra la forma correcta de hacerlo sin necesidad de un terapeuta presente», dijo.

Las ideas abundan: una empresa en Osaka (oeste de Japón) desarrolló el año pasado un juego para la tercera edad y sus investigadores trabaja en otro en el marco de un programa financiado por el Estado. Y el gigante Nintendo, fabricante de las franquicias Donkey Kong y Super Mario y de la consola de juego Wii Fit, anunció a finales de enero que impulsará su desarrollo en el sector de la salud.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los videojuegos conquistan el mercado de la tercera edad