Una aplicación para no olvidarse de las pastillas

Una gallega idea una alarma en Android para 20 fármacos


Redacción / La Voz

Suena la alarma del teléfono y aparece en la pantalla una foto de un bote de crema con una indicación: extender suavemente por todo el pie; el usuario tendrá que elegir entre un botón verde o rojo en función de si se pone la pomada en ese momento o no. Este es un ejemplo de lo que se puede conseguir con AlarMeds, una aplicación que, por ahora, solo se puede conseguir para Android y que está desarrollada por una joven gallega.

La coruñesa Jessica Dopico es la creadora de esta alerta, que está pensada para ser muy fácil de usar pero a la vez muy completa. No se trata solo de programar la alarma -que puede ser en vibración o con música-, sino de tener un historial del consumo, saber qué día empezó el tratamiento y cuándo se tiene que terminar, y hasta archivar tres números de teléfono (por ejemplo, el de la farmacia, para reservar más medicinas cuando se estén acabando).

AlarMeds tiene dos versiones: la gratuita y la de pago. Ambas son exactamente iguales en presentación y uso, pero la primera solo sirve para un único fármaco, mientras que la segunda -que cuesta 1,98 euros- puede programarse para 20 medicinas.

Es difícil acordarse

Jessica Dopico preparó esta aplicación después de sufrir en carne propia un despiste: «Seguía un tratamiento y puse la alarma del móvil, pero no sonó. Eso me afectó a las siguientes tomas, y me di cuenta de lo complicado que es acordarse de estas cosas». Lo cierto es que Dopico estaba en ese momento realizado un taller sobre creación de aplicaciones para Android, algo que siempre le había interesado: «Me gusta la tecnología y saber por qué funcionan las cosas, qué hay detrás, por eso me apunté a un curso del ayuntamiento».

La aplicación empezó siendo muy sencilla, y de hecho así fue su proyecto de fin de curso. Pero poco a poco la fue complicando: «Cada vez le ponía más detalles; por ejemplo, poder elegir entre un tono de aviso o vibración solo, por si va a sonar en el trabajo y no quieres que te moleste».

Aunque tiene muchas opciones, la aplicación nace para ser muy cómoda en el uso: «Me he dado cuenta de que se lleva el minimalismo extremo en el diseño de aplicaciones. A veces no se encuentra el botón de menú. A mí me interesaba hacer algo estructurado y que, con un golpe de vista, supieses dónde ir. Por eso usé tres colores: el verde es para programar la alarma, el marrón para ver el historial y el azul un directorio de qué medicamentos se consumen y cuáles son sus pautas e indicaciones».

Votación
14 votos
Tags

Una aplicación para no olvidarse de las pastillas