Los relojes inteligentes, la nueva tierra prometida

Apple y Samsung han puesto ya el punto de mira y parte de su confianza en un nuevo «gadget»: los «smartwatches» ¿Se convertirán en los dispositivos estrella del futuro, desplazando a los «smartphones» e incluso a las tabletas? ¿O se quedarán en un simple «bluf»?


Pensando siempre varios pasos por delante, Apple y Samsung, la gran dualidad tecnológica, se han fijado un nuevo objetivo. Adonde van los de la manzana, les siguen los coreanos. Y viceversa. Con el mercado de los teléfonos inteligentes inquietamente estabilizado -el bum ha pasado pasó y actualmente, al menos en España, hay actualmente un gran distribución de teléfonos móviles de última generación-, las grandes compañías huyen espantadas del estancamiento, identificando y agarrándose a nuevas vías donde poder encontrar una futura mina de oro.

La idea de un reloj inteligente lleva ya tiempo dibujándose -unas temporadas más nítidamente que otras- en el horizonte. Recurrente en los largometrajes futuristas y con algunos precursores poco competitivos ya en mercado que todavía no han acabado de cuajar (los pioneros Pebble o los SmartWatch de Sony), estos dispositivos de muñeca pueden quedarse en meras modas pasajeras o convertirse en el nuevo recurso tecnológico, absorbiendo todas las prestaciones que hoy ofrecen las tabletas y los móviles, con el valor añadido del tamaño y la comodidad de «llevarlo puesto». No será así, si finalmente esto sucede, hasta que las grandes firmas hegemónicas le den el empujón definitivo. Y parece que el momento ha llegado,

Según ha revelado Financial Times esta semana, Samsung se guarda en la recámara de sus novedades un reloj inteligente, preparado y listo para dar la orden de acción a principios de septiembre en la feria tecnológica que acogerá Berlín entre a principios de septiembre. El blog tecnológico GigaOM se ha atrevido a dar más detalles sobre el dispositivo sorpresa de los coreanos: asegura que tendrá una pantalla táctil de 2,5 pulgadas de diagonal, un pequeño altavoz y una cámara. Contará, avanza, con un sensor de movimiento que se activará automáticamente cuando el reloj se acerque a los ojos y podrá conectarse por bluetooth con los smartphones. Un doble procesador, que dotará al dispositivo de un tiempo aceptable de batería, y una resolución de 320x320 píxeles completarían las características del Galaxy Gear, el nombre con el que Samsung ya ha bautizado a su nueva apuesta inteligente.

La jugada de Apple está, de momento, menos clara. De momento, el único paso que ha dado la factoría californiana es registrar la marca iWatch en Japón. Es la primera piedra. El resto son todos rumores. ¿Qué se baraja? Funcionaría con un sistema operativo basado en iOS que le permitiese sincronizarse con el resto de productos de la manzana. Es bastante probable que hasta finales del 2014 el reloj inteligente de Apple sea solo una leyenda urbana y se especula con que los de Cupertino ya trabajan en pantallas LED flexibles por completo y nuevas baterías más pequeñas y con más autonomía. De momento son solo eso, simples conjeturas. Pero en el caso de la firma capitaneada por Tim Cook ya se sabe que, cuando el río suena, agua lleva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los relojes inteligentes, la nueva tierra prometida