Generación «smartphone»

El 67 % de los jóvenes han sustituido su cámara de fotos por la del móvil y sólo el 5 % llaman por teléfono para quedar con sus amigos

Jóvenes sacando fotos y vídeos con sus móviles en un concierto de Rihanna en París.
Jóvenes sacando fotos y vídeos con sus móviles en un concierto de Rihanna en París.

redacción / la voz

Las maletas de los que esta semana echen el cierre por vacaciones serán un poco más ligeras que hace un par de años, cuando la cámara de fotos tenía un sitio fijo en cualquier equipaje. El cambio de década y, con ella, el despegue tecnológico, modificó los hábitos que nos impulsaban primero a revelar infinitos carretes fotográficos y, después, a llenar tarjetas de memoria y discos duros con material gráfico de paisajes soleados, playas y sorbetes.

Cientos de máquinas de fotos se quedarán este año en algún cajón -un estudio de The Phone House revela que dos de cada tres españoles ya ha sustituido su cámara tradicional por la de su smartphone-. Por el mismo camino van los teléfonos fijos y hay quien cree que incluso los ordenadores de sobremesa. En su lugar se eleva, cada vez más útil y manejable, el smartphone, un teléfono que es ya mucho más que un terminal. Agenda electrónica, reproductor musical, GPS, despertador, cámara fotográfica y de vídeo, navegador de Internet...

Los datos hablan solos, reflejo de cómo la sociedad se ha ido acostumbrando a cubrir casi cualquier necesidad. Basta un smartphone -o, siguiendo su línea evolutiva, una tableta- más o menos competitivo y contar con alguna conexión a Internet. Dos únicos requisitos que sentencian a mejor vida costumbres como hablar durante horas por teléfono, pasarse una mañana en la cola del banco e incluso ir al supermercado, de compras o relacionarse cara a cara. Tal es el abismo que hoy solo un 5 % de los jóvenes españoles levanta el teléfono para quedar con sus amigos. El resto, se deja los pulgares y la vista en los servicios de mensajería instantánea (WhatsApp y Line) o en las aplicaciones de redes sociales (Facebook, Twitter o Tuenti), prefiriendo el chat, los emoticonos y las largas parrafadas a la charla habitual.

El móvil para ligar

Los resultados de una encuesta realizada por la aplicación LiveClubs a 5.000 de sus usuarios confirman la tesis de que el smartphone ha revolucionado la base de la comunicación entre la población española con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años. El 95 % confiesa que nunca sale de marcha sin su móvil, convertido ya en un inseparable compañero a la hora de disfrutar de la noche. Lo utilizan como vía principal de comunicación con su grupo de amigos, para cuestiones más funcionales como quedar o dar avisos rápidos e, incluso, como herramienta de interactuación. Del sondeo se desprende que el 45 % de los jóvenes recurre al móvil para ligar y el 36 %, para hacer nuevos amigos.

Además de reforzar las relaciones con el entorno conocido, cada vez más los usuarios se apoyan en sus teléfonos para entablar contacto con personas ajenas a su círculo habitual, tanto que ocho de cada cien consultados se plantea usar su smartphone para relacionarse con desconocidos.

Redes sociales

Es en esta misma franja de edad donde más se acusa la simplificación de servicios para los que antes se recurría a distintos dispositivos a un único aparato. Un 67 % de los veinteañeros españoles ya ha sustituido su cámara de fotos tradicional por la de su teléfono móvil, una de las funcionalidades más utilizadas en los smartphones. La comodidad es la principal razón de esta evolución. A ella se le suma la resolución y calidad de estos dispositivos y la conectividad directa con las redes sociales, ese universo instantáneo y tan paradójicamente público de la vida privada que exige a gritos una nueva forma de entender las relaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Generación «smartphone»