Futulele: esto ya no es Hawái

Música | iPhone, iPod e iPad | iOS 6| 80,4 | 2,69 euros


No es seguro que esté cerca el día en que un músico se suba a un escenario y en lugar de llevar un instrumento lleve una tableta con una aplicación para tocarlo. Pero las posibilidades se van agrandando.

En los últimos años a algunas superestrellas del rock les ha dado por hacerse un numerito en el medio de sus conciertos con un ukelele. McCartney lo lleva haciendo una temporada y nadie se lo echa en cara. El ukelele también es uno de los campeones de You Tube, lo que, en ninguno de los dos casos, tiene que ser necesariamente bueno.

La ventaja del instrumento es que, dicen, son baratos de comprar, y nadie exige que seas un virtuoso. Aunque alguna destreza musical es necesaria. Pero si en lugar del ukelele lo que se tiene es Futulele, la destreza requerida es menor. La aplicación va más allá de remedar un ukelele, porque permite elegir entre instrumento clásico o de concierto, grabar canciones e incorporar algunos efectos de sonidos que un instrumento no puede tener por sí mismo. Los requerimientos son mucho menores y no vamos a citar como ventaja que los acordes están automatizados de manera que se seleccionan antes de comenzar a tocar y solo hay que ir pulsando sobre la casilla del acorde para que suene. El rasgado se puede hacer manual, pero también es posible automatizarlo. Si tampoco así salen las canciones, entonces es que la música no está en el horizonte. Trae una lista de canciones ya montadas, pero se pueden guardar los acordes a gusto del usuario para no tener que seleccionar los acordes de cada vez.

Para los nostálgicos de la postura la aplicación va un poco más allá. Con un iPad que hace de cuerpo y un iPhone que asume el papel de la parte alta del mástil, se puede imitar la actitud de quien toca el ukelele. No digo que tenga sentido, pero hay muchas cosas que no lo tienen y esta no es la peor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Futulele: esto ya no es Hawái