«Mi hijo cuando agarra el iPad no lo suelta»


El argumento de la coruñesa María Pérez Patiño para comprar una tableta es de libro, literalmente. «Quería regalarle a mi marido un e-book por su cumpleaños, porque le gusta mucho la lectura, pero los e-book son muy limitados y tienen menos prestaciones», explica. Así fue como a principios de diciembre entró la primera tableta en su casa, una Samsung Galaxy de 7 pulgadas, a la que ahora se ha unido, en Navidad, un iPad 2. Este le cayó a su hijo Óscar, de 14 años, aunque María asegura que lo usará toda la familia. Así que Pablo, el mayor, lo podrá llevar alguna vez a la universidad, donde tiene libre acceso a wifi, en lugar del portátil. Y ella aprovechará para meter los itinerarios de sus viajes, para lo cual hasta ahora se llevaba una carpeta llena de papeles.

En la elección del modelo influyeron el tamaño y el precio. «Tenía capricho por un iPad Mini, pero después de ver la Samsung nos pareció que era mejor una más grande. La Retina [la versión más nueva] cuesta una barbaridad, y esta lo tiene todo», indica la madre. En cualquier caso, la nueva adquisición ha sido un éxito: «Yo no le veo el pelo al iPad -reconoce María-. Mi hijo en cuanto lo agarra no lo suelta. Lo usa para jugar, para el Tuenti, para sacar fotos...». Pascual, el padre, utiliza la suya fundamentalmente para consultar el correo y leer libros.

El ordenador de sobremesa está más solo desde que llegaron las tabletas. Ahora ya no tienen que subir las escaleras para ver si han recibido un e-mail. Y María cree que sustituirán también a los portátiles, por cuestión de peso, de movilidad y porque, a su juicio, son más incómodos. «Ahora te vas a tomar el sol y te llevas la tableta», resume.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Mi hijo cuando agarra el iPad no lo suelta»