Adiós a la consola que llevó el videojuego a las masas

Sony da por terminada la producción de PlayStation 2 tras haber vendido más de 153 millones de unidades


COLPISA

Casi trece años después de su salida a la venta, Sony ha decidido dar por terminado el ciclo de vida de PlayStation 2. La compañía anunció a principios de la semana pasada que dejaba de enviar remesas de la consola a Japón. La multinacional confirmaba ayer que el cese de la producción es total y afecta a todos los territorios, de tal forma que la consola más exitosa de la historia desaparecerá de las tiendas una vez se agote el stock. ¿La razón? «Hemos decidido concentrarnos en nuestras plataformas más novedosas y populares, PS3, PS Move y PS Vita», aseguran desde Sony España. La noticia sorprende porque no resulta tan descabellado imaginar una segunda juventud para el dispositivo en países con economías emergentes.

Los últimos números de la compañía hablan de más de 153 millones de unidades puestas en circulación en todo el mundo, 5 millones de ellas en España. Una proeza que la convierte en la consola de sobremesa más vendida de la historia, solo superada por una portátil, la Nintendo DS. En lo que respecta a los juegos, la máquina tampoco tiene quien le haga sombra. Sony sacaba la calculadora en enero del 2011 y anunciaba que se habían vendido más de 1.520 millones para la plataforma, entre los más de 10.800 títulos disponibles para la misma.

Con estas cifras no es de extrañar que las diferentes divisiones de Sony Computer Entertainment -la japonesa, la americana y la europea- se convirtieran en las más rentables del mundo en el sector y en una de las más rentables de toda la corporación. Pero ¿qué llevó al éxito de PlayStation 2? Fue un cúmulo de factores. Lanzada en marzo de 2000 en Japón, PS2 fue diseñada también por el padre de su antecesora, Ken Kutaragi. El ingeniero pretendía explotar el éxito de la marca y por ello dotó a esta segunda consola de compatibilidad con los juegos de la anterior. A fin de cuentas PlayStation había vendido más de 104 millones de unidades en todo el mundo, cifra que aún no ha superado ni la todopoderosa Wii de Nintendo.

Pero la jugada maestra vino con la inclusión de un lector de DVD en la máquina. A Sony, como productora y distribuidora de cine y soportes de almacenamiento ópticos, le interesaba promocionar el nuevo formato.

Además, las mayores capacidades gráficas y sonoras de la máquina exigían cada vez más espacio para los juegos en los discos, así que la multinacional no se lo pensó dos veces. Sin duda, introducir un lector de estas características incrementó el precio hasta la friolera de las 74.900 pesetas que la consola costó en su lanzamiento en España, en noviembre de 2000. Era casi el doble de lo que valía su máxima competidora, la Dreamcast de Sega, lanzada un año antes en nuestro país. La idea funcionó porque los primeros reproductores de DVD eran también bastante caros y muchos aficionados al séptimo arte optaron por hacerse con una de estas máquinas. Hubo que esperar hasta 2002 para que Microsoft repitiera el movimiento con la primera Xbox.

Lo más sorprendente es que la máquina no fue, ni por asomo, la mejor de su generación. La CPU gobernada por el chip de 128 Bits Emotion Engine corría a 294'912 Mhz y su chip de gráficos, llamado Graphics Synthesizer, avanzaba a 147 Mhz, muy alejado de los números que marcarían máquinas como la GameCube de Nintendo o la Xbox un par de años más tarde. Sin embargo, el atractivo de la marca y haber llegado antes al mercado propiciaron que los desarrolladores se centraran en la máquina de Sony. Sagas exclusivas como Gran Turismo, Metal Gear Solid y Final Fantasy hicieron fuerte a la consola, mientras que juegos que también llegaron a otras plataformas forjaron su leyenda en PS2, como la saga Grand Theft Auto.

Los juegos más sociales

Un par de años antes de que la consola llegara a la mitad de su ciclo, los estudios de desarrollo de Sony dieron vida a una serie de juegos que hasta el momento no habían tenido hueco en el hogar, orientados a público jugador y no jugador. La consola disponía de dos entradas USB que permitía conectar distintos periféricos. Así, SingStar convertía la máquina en un karaoke con un sistema de puntuaciones gracias a un par de micrófonos, y Buzz, en un concurso televisivo con preguntas y pulsadores, mientras que 'eyeToy', una cámara que se conectaba a la máquina, permitía que los más pequeños de la casa pudieran jugar únicamente con el movimiento de sus cuerpos, adelantando lo que Kinect refinaría años después para Xbox 360. Precisamente, estos tres se encuentran en la lista de los 200 más vendidos. Así comenzaban los llamados juegos 'casual' que tan bien ha rentabilizado Nintendo con la Wii.

Pese a que Sony aparca a un lado la consola, algunas compañías seguirán sacando títulos. Es el caso de Square Enix que, en marzo de este año, lanzará una nueva entrega de Final Fantasy.Sin ir más lejos Fifa 13 y PES 13 también tuvieron su versión para PlayStation 2 el pasado año. A buen seguro, habrá más ejemplos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Adiós a la consola que llevó el videojuego a las masas