Consejos para que no nos tomen el pelo


Ojos bien abiertos

«La mejor herramienta es el sentido común», reconoce Pablo Pérez de Inteco. «En Navidad recibimos en nuestro correo electrónico más mensajes de los habituales, felicitaciones navideñas, publicidad, abundan los anuncios, las gangas en las webs... pero si normalmente no nos fiamos de una oferta con mala pinta en una tienda física o de indicaciones sospechosas, ¿por qué vamos a hacerlo en Internet?» Especial cuidado requieren los emails de destinatarios desconocidos -no deben abrirse ni pinchar nunca en sus enlaces- y todo lo que llega a nuestras manos como caído del cielo. «Hay que sospechar de los chollos», aconseja Pérez.

Dispositivos protegidos

Antes de nada debemos asegurarnos de que el dispositivo que vamos a usar, ya sea un móvil o un ordenador, es seguro. Este es el gran terreno de los antivirus y, sobre todo, de sus actualizaciones. Contar con uno de estos programas sin actualizar no sirve de nada. Cada día se refuerzan cientos de troyanos y se crean otros nuevos capaces de burlar los sistemas de protección anticuados. Manuel Ransan, coordinador del Servicio Preventivo de Inteco, recomienda comprar desde cuentas de usuario limitado y utilizar contraseñas seguras: combinaciones de números, letras ?mayúsculas y minúsculas- y caracteres especiales, claves de más de ocho caracteres que no sean palabras fáciles de adivinar o del diccionario.

Tiendas fiables

¿Cómo se sabe si una web es de confianza? Si la tienda en la que vamos a comprar es conocida hay que asegurarse de que realmente nos encontramos en el portal oficial. Según Manuel Ransan, los hackers suelen falsear páginas copiando la apariencia de las verdaderas para engañar a los usuarios. Para comprobar la autenticidad de la web hay que recurrir a los certificados digitales que verifican una página segura y se muestran en la barra de navegación, donde se encuentra la dirección de la web , que debería volverse de color verde si la página es segura. Si encontramos una oferta interesante navegando en Internet, pero no conocemos el portal de la compra, tendremos que informarnos sobre esta empresa, atender a los comentarios de otros usuarios que hayan utilizado anteriormente sus servicios y comprobar su sede social por si tenemos que reclamar en un futuro.

Formas de pago seguras

En el momento del pago debemos asegurarnos de que la web que estamos utilizando es una HTTPS -la dirección debe comenzar con HTTPS en lugar de HTTP, lo que significa que la información que revelamos está cifrada-. Además, para guardarnos las espaldas, Manuel Ransan aconseja utilizar un método de pago que no comprometa nuestras cuentas, ya sean tarjetas virtuales específicas para las compras «online» a las que transferimos fondos que usamos solo para esa operación o servicios como PayPal, terceros de confianza intermediarios entre el comprador y la tienda, que garantizan la seguridad de las compras. De esta forma, la empresa final nunca tiene acceso a nuestras cuentas y contamos con un seguro que nos cubra por si la operación concluye en fraude.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Consejos para que no nos tomen el pelo