Amelia Earhart pilota el doodle de Google que homenajea a la aviadora en el 115 aniversario de su nacimiento

La Voz REDACCIÓN

RED

Amelia Earhart homenajeada en el doodle de Google en el 115 aniversario de su nacimiento

Google celebra con un nuevo doodle las hazañas de Amelia Earhart, la pionera aviadora estadounidense que desapareció en el Pacífico Sur en 1937 cuando trataba de ser la primera mujer que daba la vuelta al mundo en avión, tal y como narra la película «Amelia»

24 jul 2012 . Actualizado a las 23:45 h.

Amelia Earhart, la pionera piloto estadounidense, recibe un regalo muy especial de Google el día en el que se cumplen 115 años de su nacimiento. Google homenajea a Earhart convirtiéndola en protagonista de un doodle, en el que una ilustración de la visionaria aviadora junto a una avioneta sustituye al logo de Google. Amelia Earhart nació el 24 de julio del 1897, y desapareció cuarenta años después, el 2 de julio de 1937 en el océano Pacífico cuando trataba de convertirse en la primera mujer que completaba el primer viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial. Han pasado 115 años desde el nacimiento de la protagonista de Google durante el día de hoy, pero nunca se encontraron ni el cuerpo de Amelia Earhart, ni el de su acompañante, ni los restos de su avión.

Amelia Earhart inició el que sería último viaje el 1 de junio de 1937. La aviadora, que hoy se representa en el doodle de Google, despegó de Miami junto a su ayudante Fred Noonan con la intención de proclamarse la primera mujer en dar la vuelta al mundo por aire. Amelia Earhart lo hizo eligiendo la vuelta más larga, la ruta ecuatorial, un viaje que fue como la seda hasta su última etapa. Después de que Amelia Earhart comunicara por radio que el combustible «empezaba a bajar», su siguiente mensaje, recibido por el navío estadounidense Itasca -que esperaba a Amelia Earhart en la isla Howland, a 640 kilómetros de Nikumaroro- que decía «corremos de norte a sur», fue el último interceptado del avión de la homenajeada hoy por Google. Después, solo hubo silencio. Y un enorme despliegue de barcos y aviones en busca de Amelia Earhart que no dio ningún resultado. A partir de entonces, se multiplicaron y corrieron como la espuma las especulaciones sobre la desaparición de la protagonista del doodle de Google y se forjó una sólida leyenda alrededor de la figura de Amelia Earhart.

El Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos sostiene que la mujer que hoy saluda desde el doodle a los usuarios de Google realizó un aterrizaje de emergencia en la isla de Nikumaroro, entonces conocida como Gardner Island, un lugar deshabitado e inhóspito que hizo que Amelia Earhart y su acompañante, que según esta teoría sobrevivieron al aterrizaje, murieran poco después. Esta conclusión sobre la muerte de la aviadora que hoy recuerda Google en su doodle es fruto de una investigación basada en las emisiones de la radio de emergencia interceptadas a Amelia Earhart y los hallazgos de restos óseos y piezas de aviones en los años 30 y 40. En octubre del año 1937, exploradores coloniales británicos aseguraron haber visto restos de un campamento que podría haber sido el de Amelia Earhart en la isla Gardner y, un año más tarde, haber descubierto restos de una aeronave, como la dibujada hoy en el doodle de Google, en el arrecife del noroeste. Durante la Segunda Guerra Mundial, un piloto estadounidense sorprendió a los habitantes de la isla capturando peces con un cable de control de la avioneta de Amelia Earhart -similar a la representada hoy en el doodle de Google-, cable que completaba un curioso «botín» encontrado por los colonos, compuesto por 13 huesos humanos, que podrían ser de Amelia Earhart pero que nunca llegaron a ser examinados con profundidad, un zapato de mujer y zapatos de un hombre, junto a los restos de una fogata en el extremo sureste de la isla.

Pero esta no es la única teoría sobre el trágico final de Amelia Earhart. Numerosas leyendas sobre conspiraciones y desapariciones fingidas han engordado durante años el mito sobre la aviadora estadounidense dibujada hoy en doodle que esconde el logo de Google, desde los que defienden que Amelia Earhart sobrevivió y pasó el resto de sus días en una isla del Mar del Sur hasta aquellos que creen que fue secuestrada por los japoneses o que la isla de Nikumaroro alberga una misteriosa tumba en la que yace un bebé de Earhart y Noonan, su acompañante durante la travesía.

Rompiendo moldes

Ya desde pequeña, Amelia Earhart dio muestras de su inquietud y constante curiosidad. Aburrida de los habituales juegos con los que se distraían las niñas de su edad, Amelia Earhart se situó siempre más cerca de las costumbres que interesaban a los chicos. La homenajeada por Google escalaba árboles, de deslizaba en trineo, disparaba a las ratas con rifles. Pero, sobre todo, la protagonista hoy del doodle sentía una especial atracción por los logros conseguidos únicamente por el género masculino, terrenos prohibidos en los que entonces las mujeres no tenían todavía ni voz ni voto.

Este carácter intrépido llevó a Amelia Earhart a volcarse por completo en la aviación, una profesión dominada en las primeras décadas del siglo XX por los hombres. Sus primeras clases las recibió de la instructora Anita Neta Snook, otra piloto pionera. Durante esa época, Amelia Earhart adquirió un prototipo del aeroplano Kinner al que bautizó como el Canario y que le costó algún accidente, comunes entonces por la poca fiabilidad de los motores y la lentitud de las naves. Pero no fue hasta 1922 cuando consiguió su primer récord: Amelia Earhart logró volar a 14.000 pies (4267 metros) de altura y un año más tarde se convirtió en la decimosexta mujer en recibir la licencia de piloto de la Federación Aeronáutica Internacional.

En 1932, la estadounidense elegida por Google para su último doodle marcó un antes y un después en la historia de la aviación: cruzó el Atlántico sola, desde Terranova hasta Gran Bretaña. Amelia Earhart ya había realizado un vuelo trasatlántico previo, pero como acompañante. El viaje de 1932 fue el primero de una gran serie de aventuras pioneras de Earhart: un vuelo en 1934 a través del Pacífico, desde Hawai a California; el primer viaje solitario de Los Ángeles a Ciudad de México y un intento de dar la vuelta alrededor del mundo que, de haber concluido con éxito, habría elevado a Amelia Earhart al rango de la primera mujer en completar una recorrido mundial y conseguir la mayor distancia posible circunnavegando el globo en su ecuador.

La trascendencia de los logros conseguidos por Amelia Earhart fue tal que su vida, digna de una superproducción de Hollywood, dio el salto a la gran pantalla en el año 2009, con una película protagonizada por Hilary Swank y titulada Amelia.