Patrocinado por

El pleno insta a licitar el tren al puerto y no rechaza la compra de los muelles de A Coruña

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

PUERTOS

CESAR QUIAN

PSOE, PP y Marea acordaron un texto que fue aprobado por unanimidad. Unanimidad para nombrar hijos adoptivos a Ibrahima y Magatte

09 sep 2021 . Actualizado a las 21:09 h.

El pleno de A Coruña dio ayer vía libre al gobierno local para elaborar un nuevo «marco xurídico, urbanístico e financeiro de reordenación da fachada portuaria interior» que sustituya a los convenios del 2004 y libere a la ciudad «das cargas da construcción do porto exterior». Así lo indica la enmienda transaccional acordada por PSOE, PP y Marea sobre una moción de este último partido. La enmienda fue aprobada por unanimidad, con el respaldo de BNG y Podemos.

El texto incluye otros cinco puntos. En ellos se insta a las Administraciones a buscar una «solución global» para los terrenos de los muelles de Batería, Calvo Sotelo, San Diego, Petrolero y la estación de mercancías. También se exige al Gobierno central a condonar, «ou conceder axuda equivalente», al préstamo concedido para ejecutar la obra del puerto exterior. Además se insta a la Autoridad Portuaria, Puertos del Estado, Ministerio de Transportes, Xunta y ADIF para constituir con el Ayuntamiento «un consorcio ou ente público». Como planteó esta misma semana el PP, el texto reclama al Gobierno que firme cuanto antes el convenio sobre la conexión ferroviaria de Langosteira, con el fin de iniciar las obras en el plazo previsto por los fondos europeos. Finalmente, el texto insta a la Alcaldía a que todos los acuerdos relacionados con los terrenos portuarios pasen por el pleno.

El documento no hace referencia al plan del gobierno local de comprar los muelles de Batería y Calvo Sotelo, aunque en sus discursos tanto la portavoz de la Marea, María García, como la concejala del BNG, Avia Veira, rechazaron esa operación. García se preguntó «quen vai defender a cidade?», tras denunciar que el PP solo parece defender al Puerto y el gobierno local a la Administración central. Veira describió el texto como una supuesta rectificación del gobierno local.