Patrocinado por

La última oportunidad del tren al puerto exterior de A Coruña

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

PUERTOS

Los protagonistas del imprescindible consenso: Alberto Núñez Feijoo, presidente de la Xunta; José Luis Ábalos, Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; Inés Rey, alcaldesa de A Coruña; Valentín González Formoso, presidente de la Diputación, Martín Fernández Prado, presidente de la Autoridad Portuaria; Francisco Toledo Lobo, presidente de Puertos del Estado; Ethel Vázquez, conselleira de Infraestruturas, y Isabel Pardo de Vera, presidenta del ADIF.
Los protagonistas del imprescindible consenso: Alberto Núñez Feijoo, presidente de la Xunta; José Luis Ábalos, Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; Inés Rey, alcaldesa de A Coruña; Valentín González Formoso, presidente de la Diputación, Martín Fernández Prado, presidente de la Autoridad Portuaria; Francisco Toledo Lobo, presidente de Puertos del Estado; Ethel Vázquez, conselleira de Infraestruturas, y Isabel Pardo de Vera, presidenta del ADIF.

El encuentro del presidente de la Xunta y el ministro de Transportes se perfila como la ocasión para desatascar un proyecto que precisa una alianza ganadora de todas las Administraciones

07 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Quién le pondrá el tren a Langosteira? Lo harán todos. El proyecto es tan importante para el futuro de A Coruña, que se juega su fachada marítima y su diseño urbano en este siglo, el área metropolitana y el noroeste de la Península que no habrá vencedores ni vencidos entre los responsables públicos que lo impulsen.

Ocurrió con la alianza de Administraciones que construyó el puerto exterior. Los convenios del 2004 han quedado obsoletos, pero sus frutos están a la vista. El puerto exterior está operativo y ayudó a evitar al menos una gran catástrofe cuando dio refugio al Max Jacob, que llevaba el doble de carga que el Prestige. Gracias a Langosteira, el año que viene dejarán de entrar petroleros en aguas interiores coruñesas. Este año abrirán al público los muelles urbanos tras la mudanza de las empresas que operaban allí. Langosteira atesora un gran potencial económico, y ayer la Autoridad Portuaria presentó un plan con diez proyectos empresariales para impulsar el crecimiento.

Los acuerdos del 2004 ya no son viables y serán reformulados, así se acordó en la cumbre sobre el puerto del 23 de febrero en María Pita, pero su resultado -la seguridad, el potencial económico y la liberación del frente marítimo- no ha suscitado ni una crítica a las Administraciones -los ayuntamientos de A Coruña y Arteixo, la Autoridad Portuaria, Puertos del Estado, la Xunta o el Ministerio de Fomento- que los hicieron posibles.