Patrocinado porPatrocinado por

La Comisión cita a la flota por «la posible» ampliación a 115 áreas del veto a toda la pesca de fondo

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

El veto a toda la pesca de fondo perjudica al arte considerado más selectivo, el palangre, como el que emplea este pincheiro de Gran Sol en el que cargan cajas con cebo en Celeiro (foto de archivo)
El veto a toda la pesca de fondo perjudica al arte considerado más selectivo, el palangre, como el que emplea este pincheiro de Gran Sol en el que cargan cajas con cebo en Celeiro (foto de archivo) PEPA LOSADA

Analizarán el único informe socioeconómico sobre el impacto, pese a que sus autores advierten de que «puede no proporcionar una base suficiente para tomar decisiones de gestión»

10 ago 2023 . Actualizado a las 04:50 h.

Cuando se cumpla el primer año del veto a toda la pesca de fondo en 87 áreas de los cantiles de España, Portugal, Francia e Irlanda, la Comisión Europea analizará con la flota el único informe sobre el impacto socioeconómico de esa controvertida medida. Tomando como referencia lo que sabe de la incidencia del arrastre en el fondo marino, esas vedas han expulsado de caladeros históricos a cientos de barcos, perjudicando sobre todo a la flota considerada más selectiva, la del pincho de Gran Sol. Publicado el 28 de julio, el Comité Científico, Técnico y Económico de la Pesca (STEFC, por sus siglas en inglés) elaboró el dictamen por encargo de la Comisión para evaluar cómo afectaría la ampliación del veto a entre 102 y 115 áreas.

Durante la reunión convocada para el 26 de septiembre hablarán de esa «posible revisión» de las vedas. Basadas en la propuesta científica del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES), la Comisión las impone con idea de proteger ecosistemas marinos vulnerables.

Advertencias del STEFC

Aunque el STEFC dice que su informe parte de «los mejores datos disponibles», advierte que los resultados «deben tratarse como preliminares» debido a sus «importantes limitaciones». Además de no haberse valorado «la incertidumbre en los resultados», ese órgano asesor de la Comisión cree que «no deben sobreinterpretarse, ya que pueden no ser completamente representativos de los impactos económicos probables y pueden no proporcionar una base suficiente para tomar decisiones de gestión».

Son parte de los reparos del STEFC, al que, según los pescadores y las autoridades gallegas y españolas, la Comisión debería haber consultado antes de la polémica imposición de las 87 vedas. Ahora, el departamento que preside Virginijus Sinkevicius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, convoca a la flota a un encuentro telemático multilateral. La invitación la firma Fabricio Donatella, director de Política Pesquera. Atlántico, Mar del Norte, Mar Báltico y Regiones Ultraperiféricas en la Dirección General de Asuntos Marítimos y Pesca (DG Mare), que preside Charlina Vitcheva.

Pendiente de dos tribunales

En su misiva a dirigentes de organizaciones pesqueras, Donatella plantea la reunión como «la oportunidad de un intercambio sobre la opinión del STEFC». Incluso con todas las consideraciones de los autores sobre la limitaciones de su informe, el representante de Sinkevicius confirma «que se utilizará para informar sobre la posible revisión por parte de la Comisión» de las áreas cerradas a toda la pesca de fondo.

Al mismo tiempo que las autoridades comunitarias siguen su hoja de ruta, continúa un proceso judicial que se dirimirá en dos tribunales europeos. Por una parte, en el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE), competente en denuncias de personas físicas o jurídicas para anular medidas de la UE que les afecten directa y particularmente. Ahí es donde la Organización de Productores Pesqueros Puerto de Burela ha impugnado las vedas y donde la Consellería de Mar ha sido aceptada como coadyuvante, para respaldar la denuncia de la flota. Y por otra, en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que resuelve litigios entre los Estados y las instituciones comunitarias, donde hizo su demanda el Gobierno de España.