Patrocinado por

Sinkevicius, «la pesca merece el mismo crédito que sus oenegés de cabecera»

E. A. REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Sinkevicius, eurocomisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, el pasado día 21, en Bruselas
Sinkevicius, eurocomisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, el pasado día 21, en Bruselas OLIVIER HOSLET | EFE

Izaskun Bilbao y otros europarlamentarios cargan contra el eurocomisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca

04 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Hacía tiempo que los eurodiputados de la Comisión de Pesca de la Eurocámara no tenían delante al comisario del ramo. Desde mayo pocas ocasiones han tenido de verse las caras. Hasta el jueves. Ya recuperado de una dolencia que le ha hecho pasar por el quirófano, Virginijus Sinkevicius se presentó en ese foro para renovar su «compromiso con el sector pesquero», una actividad a la que el covid, el cambio climático y la doble crisis energética e inflacionaria están golpeando duro, minando su rentabilidad.

Puso como prueba de ese apoyo la rapidez en dar respuesta a ambas crisis, modificando el reglamento del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) —y su sucesor que añade la A de Acuicultura— para cubrir las pérdidas y el lucro cesante que ha tenido el colectivo tanto en la pandemia como en esta crisis energética. Si los fondos no han llegado al sector es porque los Estados miembros no han estado tan ágiles como Bruselas, sugirió.

Para salir de esta última crisis es preciso acelerar la transición energética, para la que se ya se ha presentado una propuesta con acciones concretas para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Apeló también a la necesidad de eliminar por completo la sobrepesca y afrontar los «desafíos que presentan algunos stocks de fondo», aludió a que existe todavía sobrecapacidad en algunos segmentos de flota y anunció para enero el Plan de Acción que ya lleva retraso y que vendrá a «reforzar sinergias entre pesca y medio ambiente». Porque sacar a los pescadores del hoyo en el que ahora se encuentran no puede hacer perder de vista el objetivo de protección de los fondos marinos. A fin de cuentas, de la buena salud de los océanos y de los recursos depende la continuidad de los pescadores.

A partir de ahí todo su discurso cargó las tintas en el verde. Habló de la primera ley europea de restauración de la naturaleza, que fijará objetivos vinculantes en materia de ecosistemas marinos. Europa quiere «una naturaleza sana para garantizar el servicio no solo a la pesca, sino también al turismo marino». Los plásticos y la estrategia recién presentada para luchar contra las basuras marinas fue otro asunto sobre el que puso el foco.

Solo le aplauden los verdes

Una larga exposición que solo fue aplaudida por los eurodiputados verdes. El resto le reprochó que, por más que niegue lo contrario, siempre se antepongan las cuestiones medioambientales a las sociales y económicas. Criticaron la imposición de las 87 vedas en el Atlántico nororiental sin medir las consecuencias socioeconómicas, que se haya permitido que la quenlla se incluya entre las especies protegidas cuando los gestores dicen que no está sobreexplotada, que no se compense a los atuneros cañeros que no pudieron faenar en Senegal porque ese Gobierno no les dio la licencia y que otras flotas extranjeras operen sin control alguno, que se aumenten los contingentes de atún de flotas asiáticas cuando los buques europeos tienen problemas para vender sus capturas, que haya amenazado con retirar el reglamento de Control y empezar de cero si no se aceptaban las propuestas de la Comisión Europea... Total, que si respalda a la pesca no lo parece. «El sector pesquero merece el mismo crédito que sus oenegés de cabecera», le espetó Izaskun Bilbao, de Renew. Ana Miranda, del BNG, trasladó a Sinkevicius la importancia de la pesca en Galicia donde el sector más que preocupado está «enfadado». El gallego Millán Mon (PP) lamentó que en el año de la pesca artesanal, este tenga «poco que celebrar» y el también popular Gabriel Mato pidió que nunca jamás vuelva a haber un mismo comisario para Medio Ambiente y para Pesca.

Y mientras, los holandeses, con su batalla: ¿por qué no la pesca eléctrica?. Es la solución.

El comisario de Pesca avanza que el informe para revisar las 87 vedas se retrasa a enero

Somos Mar

El informe del ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) que servirá de base para revisar las 87 áreas que desde el golfo de Cádiz a Irlanda han sido vedadas a la pesca de fondo no se publicará hasta finales de enero. El retraso en la fecha que estaba prevista para el lanzamiento del estudio —el 16 de diciembre— fue relevado ayer en la Comisión de Pesca de la Eurocámara por el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, que ayer volvió a defender la actuación de la Comisión, a quejarse de que hubo países que no facilitaron datos y a que defender que la protección de los ecosistemas marinos es la mejor forma de garantizar que pueda seguir habiendo pesca y pescadores.

Seguir leyendo