Patrocinado por

Sorpresa por las más de mil peticiones para trabajar en pesqueros de Marín

S. S. REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Pesqueros en el puerto de Marín, sede de Opromar, promotora de la bolsa de empleo que gestiona más de mil aspirantes a embarcar
Pesqueros en el puerto de Marín, sede de Opromar, promotora de la bolsa de empleo que gestiona más de mil aspirantes a embarcar CAPOTILLO

A la flota le faltan tripulantes, pero Opromar recibe solicitudes de varios países

16 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Sin mano de obra asiática, africana o sudamericana, un gran número de barcos de larga distancia, altura, litoral e incluso bajura no podrían suministrar un alimento tan sano y esencial como el pescado. Cubren, sobre todo, puestos de cubierta, pero a muchos armadores sigue costándoles encontrar mandos de puente y de máquinas. Pese a la sucesión de iniciativas para paliarla, ya hace años que la falta de tripulantes se ha enquistado como uno de los problemas endémicos del sector. No es de extrañar que en ese contexto la Organización de Productores de Pesca del Puerto y Ría de Marín (Opromar) se declare «sorprendida por el éxito» de la plataforma digital de contratación que lanzó dos años atrás. «Más de un millar» de peticiones para trabajar en su flota acreditan un resultado que en lo que va de año ha permitido cerrar treinta contratos.

También comparte la sorpresa la consultora Inxenia, que ha desarrollado una bolsa de empleo con aspirantes a tripulantes cuya media de edad son 38 años, «fundamentalmente hombres españoles, aunque también 59 mujeres». Casi uno de cada diez residen en el exterior, se han anotado desde Argentina, Brasil, Colombia, Costa de Marfil, Cuba, Ecuador, Ghana, Honduras, Italia, Marruecos, México, Perú, Rumanía, Rusia, Senegal, Uruguay y Venezuela.

También en francés y portugués

Vistos los resultados, Opromar ha traducido a francés y portugués su plataforma Trabajaenpesca. Piensa en captar personal para sus barcos entre el alumnado de las escuelas náutico-pesqueras de Angola, Cabo Verde, Marruecos, Mauritania y Senegal, porque su «formación es similar a la que se imparte» en las españolas, añade el comunicado de la organización de Marín.

Cofinanciada por la UE, a través del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) y por la Consellería do Mar, la bolsa de empleo comenzó en diciembre del 2020 ofreciendo a cualquier persona, independientemente de sus conocimientos o formación, información sobre los puestos que se adaptarían a su perfil y los estudios que debería realizar.

Plataforma de contratación

«Un exhaustivo análisis de las condiciones en los barcos, según sus artes y zonas de trabajo», permitió elaborar el cuestionario que debe cubrir cada aspirante. Sus posibles salidas laborales serían de la patrón, primer oficial o segundo de a bordo, jefe y primer oficial de máquinas, contramaestre, engrasador, cocinero, marinero o mozo de cocina. Podrían embarcar en alguno de los 47 barcos asociados a Opromar: arrastreros que faenan en los litorales español, portugués o mauritano; cerqueros en aguas españolas o palangreros de superficie que operan en los océanos Atlántico, Índico o Pacífico.

Cruzando la información facilitada por quien busca empleo, la plataforma digital «recomienda el puesto y tipo de barcos que más se aproxima a los intereses y gustos» del candidato. Y les describe de modo detallado cuál será su cometido, qué debe estudiar para ejercer y dónde puede hacerlo. Desde el año pasado funciona como bolsa de contratación porque combina las plazas que quieren cubrir los armadores con las demandas de trabajo para cada puesto.

Charlas para interesados

Además de en la web, Opromar organiza los días 22 y 24 de este mes talleres presenciales donde explicará a los interesados en trabajar en la pesca opciones y caminos para conseguirlo.

Una bolsa de trabajo digital facilitará a los marineros encontrar barco

e. a.

Los armadores no ocultan que la falta de relevo generacional y las dificultades para completar tripulaciones para poder salir con el barco a pescar es uno de los problemas que les quita el sueño. Casi tanto o más, incluso, que las inquietudes que provoca la falta de cuotas.

No encontrar marineros no es un problema de ahora. Viene arrastrándose desde hace tiempo. Pero lo que antes se circunscribía a los mandos de los buques, ahora ya afecta a todos los puestos de la embarcación, hasta tal punto que ha hecho reaccionar a empresarios, sindicatos, Administración... que han desplegado iniciativas de todo tipo para despertar vocaciones y atraer mano de obra al sector: programas de FP dual en la rama marítimo-pesquera, charlas en institutos, jornadas de puertas abiertas, modificaciones reglamentarias...

Seguir leyendo