Patrocinado por

Dos detenidos y tres investigados por robar y vender atún rojo en Murcia

Somos Mar EUROPA PRESS/ MURCIA

PESCA Y MARISQUEO

Un trozo de atún rojo en una pescadería (foto de archivo)
Un trozo de atún rojo en una pescadería (foto de archivo)

La Guardia Civil da por desmantelado un grupo que sustraía túnidos en granjas de engorde

14 nov 2022 . Actualizado a las 14:04 h.

En el marco de la operación Red Tuna, una investigación iniciada en agosto, la Guardia Civil de la Región de Murcia ha esclarecido el robo de ocho ejemplares de atún rojo de las instalaciones de una granja de engorde ubicada en el Mar Menor y ha saldado con la desarticulación de un grupo criminal. A los cinco miembros se les atribuye la presunta autoría de los delitos de robo, receptación, relativos a la protección de la fauna y contra el mercado y los consumidores, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

La Benemérita, en colaboración con la Policía Local de San Javier y del Servicio de Pesca y Acuicultura de Murcia, ha recuperado más de media tonelada de atún del total de 1.750 kilos sustraídos. La investigación se inició cuando una empresa dedicada a la explotación de granjas acuícolas de engorde de atún rojo en el Mar Menor denunció el robo de ocho ejemplares, valorados en 80.000 euros. La Policía Local de San Javier puso en conocimiento de los investigadores la interceptación de una furgoneta en la que eran transportados dos atunes, sin las mínimas medidas de salubridad, cuyo conductor no pudo acreditar su legal tenencia. Las piezas, con un peso superior a 220 kilos cada una, fueron incautadas y posteriormente identificadas como de su propiedad por la empresa denunciante.

Buscando a los compradores

Guardias civiles del Seprona, con el apoyo de inspectores del Servicio de Pesca y Acuicultura de Murcia, centraron entonces las pesquisas en la localización de posibles puntos de receptación de los atunes robados, disponiendo una serie de inspecciones en comercios del sector. El resultado fue el hallazgo de 63 kilos de atún rojo, a la venta en una pescadería de la comarca del Mar Menor, lo que permitió identificar a tres personas presuntamente relacionadas con la sustracción y la venta del producto. La persona que lo había vendido contaba, además, con un abultado historial de denuncias por infracciones en materia de pesca. Hasta el momento, la operación Red Tuna ha resultado con la detención de dos hombres, y con la investigación de otros tres, supuestos miembros de una organización criminal a la que le atribuyen varios delitos.

«Modus operandi»

Según se desprende de la investigación, el grupo se repartía las tareas. Comenzaban con la captura de los atunes en las granjas de engorde, seguía con su traslado en embarcaciones de recreo hasta línea de costa, donde eran cargados en furgonetas y, finalmente, puestos en el mercado. Las piezas eran evisceradas en la propia embarcación, que no contaba con sistemas de refrigeración, lo que provoca en la carne una alta exposición a la creación de histamina, con el consiguiente riesgo para la salud pública. Después de su despiece y sin el debido control sanitario, eran vendidos por un precio por debajo al de mercado a terceros que, presuntamente, conocían de su ilícita procedencia.

La investigación ha permitido la recuperación de más de media tonelada de atún, del total de 1.750 kilos sustraídos. Los detenidos, las personas investigadas, los productos recuperados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del juzgado de Instrucción de San Javier (Murcia). La Guardia Civil mantiene la investigación abierta.