Patrocinado por

España recurrirá «con alta probabilidad» las 87 vedas, pero no pedirá moratoria

e. a. REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Alicia Villauriz, secretaria general de Pesca, el pasado noviembre, en el simposio pesquero de Celeiro
Alicia Villauriz, secretaria general de Pesca, el pasado noviembre, en el simposio pesquero de Celeiro PEPA LOSADA

La secretaria general de Pesca señala que el impacto inicial «será reducido»

30 sep 2022 . Actualizado a las 08:12 h.

El Gobierno sigue sus propios tiempos. Con un cronómetro al margen por completo del creciente clamor que llega desde todos los ámbitos para que presente cuanto antes el recurso en el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) contra el acto de ejecución que veda 87 zonas del Atlántico a la pesca con artes de fondo. La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, explicó en Radio Galega que España, «con alta probabilidad, presentará el recurso», pero señaló que, «dentro de la urgencia, este debe ser lo más sólido y sostenerse sobre la mejor base jurídica» para tener garantías de prosperar y poder revertir la decisión del Ejecutivo comunitario. «Ayer [por el miércoles] mantuvimos una reunión adicional con los servicios jurídicos del ministerio y los de Asuntos Exteriores», que son los competentes para presentar la demanda, «para explicar en detalle las cuestiones técnicas y argumentarlas jurídicamente» contra un acto en el que, coinciden los afectados, la Comisión se ha extralimitado.

Villauriz descartó, eso sí, solicitar la moratoria que el miércoles planteó la conselleira de Mar, Rosa Quintana. «La Comisión tiene la facultad exclusiva [de decretar esas vedas] y no cabe plantear» una medida que «probablemente va a desoír». Así que Pesca prefiere centrarse en una vía judicial en la que hay «alguna debilidad», pero muchos puntos fuertes para fundamentar un recurso con solidez. El principal punto débil es que la Comisión tiene poder para decretar esas vedas: el que en el 2016 le dieron Consejo y Parlamento para proteger ecosistemas marinos vulnerables en aguas profundas sin tener que consultar a aquellos. Claro que en ese afán de protección, el Ejecutivo comunitario ha definido vedas en fondos para los que no estaba autorizado, pues hay polígonos con toda la superficie por encima de los 400 metros y, por tanto, no son aguas profundas. «Eso liberaría bastantes zonas de las áreas protegidas», dijo. Que no se haya utilizado la mejor información científica, que no se haya valorado el impacto socioeconómico, que no se den alternativas y que se hayan incluido artes como el palangre, para el que no hay huella de pesca son otros puntales.

La responsable de Pesca llamó también a la prudencia pues, según han comprobado con los patrones, el impacto a partir del 10 de octubre de estas vedas, sin dejar de ser importante, «será reducido» en esta época del año y el nuevo informe científico puede llegar a tiempo para minimizar el impacto.

Frente común en A Coruña: «El pescado no está donde la Comisión quiere»

Asociaciones de armadores, exportadores, subastadores, comercializadores, lonja del Muro, federación de autónomos... En definitiva, la comunidad portuaria de A Coruña ha hecho frente común para exigir al comisario «que suspenda de forma inmediata este acto delegado hasta que se tenga en consideración una verdadera evaluación medioambiental, social y económica del mismo». Para esta comunidad pesquera es difícil entender «que un reglamento establecido para regular las pesquerías de aguas profundas acabe finalmente afectando a los buques pesqueros y a las especies de las pesquerías demersales que no han sido objeto de dicha regulación».

Los usuarios del puerto han convocado hoy a los medios para trasladar a la opinión pública las dificultades que generan las vedas en la actividad pesquera: «El pescado no está donde la Comisión quiere», dice Juan Corrás, presidente de Lonja de A Coruña.

Merluzas, palometas rojas, alfonsinos o cabras son algunas de las especies que captura en los cantiles la flota española más afectada, palangreros de fondo o pincheiros,  como este de la foto de archivo

A Mariña insta al Consejo Europeo a frenar la expulsión de la flota el día 9

S. Serantes

La cuarta parte del dinero por la primera venta de pescado en Galicia lo genera A Mariña. Alrededor del 70 % de las 32.430 toneladas y de los 110 millones de euros que mueven juntos Burela y Celeiro lo aportan, sobre todo, pincheiros (palangreros) y algunos volanteros de Gran Sol. Son mariñanos 55 de los 106 barcos gallegos que faenan en esas aguas y que el 9 de octubre serán expulsados de sus caladeros históricos.

Por las decenas empresas vinculadas a la pesca que dependen de que la flota siga pescando, mariñanos y muchos lucenses claman contra el cierre de 87 áreas «pensado para trincar o arrastre, pero que prexudica sobre todo ó palangre de fondo, que só pode pescar nos cantís, sen alternativas», lamenta Sergio López, gerente de la Organización de Produtores Pesqueiros de Burela.

Seguir leyendo