Patrocinado por

Cientos de barcos en peligro por la «inaceptable» tercera rebaja de capturas en el Mediterráneo

Somos Mar REDACCIÓN/ LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Foto de archivo de un arrastrero de litoral, el segmento de flota que en el Mediterráneo afronta este año una nueva reducción de actividad que ya suma el 23,5 %
Foto de archivo de un arrastrero de litoral, el segmento de flota que en el Mediterráneo afronta este año una nueva reducción de actividad que ya suma el 23,5 % PEPA LOSADA

España se alinea con el sector y se opone a una reducción del esfuerzo pesquero que sumaría el 25 %

13 dic 2021 . Actualizado a las 04:45 h.

Si la flota gallega asiste con inquietud al debate político en el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea (UE), el que marcará sus opciones de ingresos el próximo año, la del Mediterráneo teme por el futuro de parte de los 2.400 barcos que la integran, especialmente por los alrededor de 580 arrastreros de fondo. Sector y Administración rechazan lo que sería el tercer recorte del esfuerzo pesquero en tres años, lo que sumaría una reducción del 25 % en las posibilidades de capturas.

El ministro español Luis Planas lo considera «inaceptable» porque «podría afectar muy seriamente a la estabilidad empresarial, a la actividad económica y social y a la continuidad de buena parte de nuestra flota». Se refiere a la propuesta de la Comisión, otro tajo del 7,5 % en el esfuerzo, así como a establecer un TAC (total admisible de capturas) para la gamba roja y una reducción en el palangre. «No estamos en absoluto de acuerdo» porque en los dos años anteriores ha estado precedido por recortes del 10 % y del 7,5 % del esfuerzo. «Compartiendo el objetivo de la sostenibilidad y la preservación del Mediterráneo como parte fundamental de nuestro entorno marino, no podemos, en modo alguno, aceptar», sostuvo, mostrándose incluso dispuesto a rechazarlo.

Todo porque, aplicando las líneas maestras de la Política Común de Pesca, España defiende en la UE un «equilibrio entre la sostenibilidad de los recursos biológicos y la sostenibilidad empresarial, económica y social de armadores y pescadores», combinando ese principio con el de «progresar en el conocimiento científico para saber exactamente de qué stocks disponemos».