Patrocinado por

Reino Unido pretende que la UE pesque menos de lo que aconsejan los científicos

S. S. REDACCIÓN/ LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Luis Planas, este domingo, en Bruselas, en el consejo de euroministros que decidirá las cuotas del 2022
Luis Planas, este domingo, en Bruselas, en el consejo de euroministros que decidirá las cuotas del 2022 M.A.P.A.

Planas también revela en Bruselas el pacto con Noruega que asigna 5.300 toneladas de bacalao a España

12 dic 2021 . Actualizado a las 14:21 h.

«Denso y complicado en su desarrollo, teniendo en cuenta los intereses en juego», se presenta el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca iniciado este domingo en Bruselas. Así define el español Luis Planas unas negociaciones que podrían prolongarse hasta la madrugada del martes y son determinantes para la flota gallega y española porque marcarán sus posibilidades de capturas en el 2022. Los Veintisiete deciden las cuotas de las veintitrés especies gestionadas exclusivamente por la Unión Europea (UE), que a su vez negocia con el Reino Unido las setenta compartidas con el exsocio comunitario. Sobre estas, Planas reveló que el eurocomisario Virginijus Sinkevicius ha confirmado que persiste el «bloqueo en determinados stocks» porque el Gobierno de Londres «pretende ir más allá de las recomendaciones científicas y reducir las capturas» de la flota comunitaria. Y «una buena noticia» para los cuatro últimos bacaladeros españoles: la UE y Noruega han pactado un cupo de 10.250 toneladas, 5.300 para esos buques vascos y gallegos que suelen operar en Vigo.

Este cónclave «es clave, afecta a toda la flota española, menos a la de caladeros de países terceros», declaró Planas en Bruselas. España defenderá un «equilibrio entre la sostenibilidad de los recursos biológicos y la sostenibilidad empresarial, económica y social de armadores y pescadores», subrayó. Con ese principio y el de «progresar en el conocimiento científico para saber exactamente de qué stocks disponemos», el ministro considera de «interés prioritario» combatir el recorte del 18,5 % que propone la Comisión Europea para la merluza del caladero nacional, la que captura la flota de Galicia y del resto del Cantábrico. Para unos 1.200 barcos, es «muy importante desde el punto de vista económico y de nuestro consumo en el mercado nacional». A ese «elemento clave» le suma el lenguado, sobre el que pesa una propuesta de rebajar el cupo un 15 %, y la cigala, para la que se plantea una reapertura parcial frente a las costas de Asturias, Cantabria y parte del País Vasco, y mantenerla cerrada en el litoral gallego, frente al golfo Ártabro.

Más jurel de Fisterra al sur

A esas cuotas, las gestionadas exclusivamente por la UE, también se refirió desde Bruselas la conselleira Rosa Quintana, titular de Mar. Ante la primera propuesta da Comisión, constata «poucos cambios», pero destaca que el jurel de Fisterra hacia el sur «pasa dun menos 16 % a un máis 12 %». Desde Pesca apuntan que el ministerio rechazó esa bajada y le transmitió a la Comisión la necesidad de convocar al sector y de tener en cuenta que el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES, por sus siglas en inglés) prevé elevar el cupo un 12 %. Quintana, que sigue las negociaciones de los Veintisiete, aboga por «seguir traballando co fin de conseguir incrementos na merluza e no rape, fundamentais para a flota española, sobre todo para a galega».