Patrocinado por

Europa receta mejorar salarios y vida a bordo para atraer jóvenes a la pesca

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Pescadores de bajura y mariscadores de distintas edades, en una concentración en A Illa de Arousa, el pasado marzo en protesta por la declaración telemática y la geolocalización
Pescadores de bajura y mariscadores de distintas edades, en una concentración en A Illa de Arousa, el pasado marzo en protesta por la declaración telemática y la geolocalización MONICA IRAGO

La Eurocámara sugiere «un mayor reconocimiento social» de los marineros

12 oct 2021 . Actualizado a las 04:45 h.

Que «la pesca es un trabajo penoso a todos los efectos» ya lo reconoció en el 2007 la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuando pidió «garantizar unas condiciones de trabajo seguras y dignas» en un sector que en el 2017 empleaba a unas 180.000 personas en la Unión Europea (UE), aproximadamente un tercio de ellas en la acuicultura. Seis de cada diez pescadores superan los 40 años, dos tenían entre 25 y 39 y no llegaban a uno de cada diez los menores de 25 años. Aunque las poblaciones de peces en la UE «mejoran de forma general», y pese a ocho años de «aumento anual de beneficios y de salarios medios de los pescadores», la flota y el empleo caen constantemente, pese a que la pandemia los confirmó como «profesionales vitales (...) para la seguridad alimentaria».

Conocido «desde hace mucho tiempo», ese diagnóstico del eurodiputado socialista portugués Manuel Pizarro lo respaldó el Parlamento Europeo con 650 votos a favor, 17 en contra y 20 abstenciones. De él se habló este lunes en Bruselas, en una audiencia pública de la Comisión de Pesca de la Eurocámara, durante un debate sobre la receta para intentar atraer jóvenes a la pesca.

«Guardianes del mar»

«Las medidas están tardando mucho, es hora de actuar», subrayó Pizarro cuando se aprobó su propuesta. Captar savia nueva «es fundamental» para garantizar el futuro y la sostenibilidad medioambiental, económica y social de la pesca y la acuicultura. «Es necesario combatir el prejuicio de que los pescadores son depredadores interesados solo en explotar los recursos sin pensar en el futuro», recalcó.. Porque «son y serán cada vez más, de hecho, guardianes del mar», aboga por impulsar un «mayor reconocimiento social» de esos proveedores de alimentos saludables, con la menor huella de carbono y procedentes de una «producción sostenible en hábitats en buen estado ambiental».