Patrocinado por

La flota de Barbanza se queda sin jóvenes

Marta Casais
M. Casais RIBEIRA / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

CARMELA QUEIJEIRO

A los armadores les cuesta encontrar relevo para completar sus tripulaciones

07 oct 2021 . Actualizado a las 20:23 h.

El relevo generacional es uno de los problemas endémicos a los que se enfrentan numerosos sectores en Barbanza, pero en ninguno se aprecia tanto la urgencia como en el marítimo. Desde las Administraciones se insiste en promocionar el oficio del mar, con ciclos de formación profesional o charlas en las escuelas, que explican lo necesario y positivo del trabajo, pero los resultados no son los esperados: los jóvenes siguen prefiriendo quedarse en tierra. Explica Isaac Gaciño, patrón mayor de Portosín, que desde las cofradías se intenta en esas jornadas transmitir no solo «lo bonito de trabajar en el mar», sino también «el impacto saludable del pescado en la salud». Aún así, los esfuerzos terminan en nada, y según los últimos datos de la Seguridad Social, los afiliados al régimen especial del mar apenas llegan a los 1.420 en la zona.

Estar en contacto con el mar parece clave en la cuestión generacional. Explica José Vicente, armador, que él desde muy joven acompañó a sus padres en su oficio. «Eu ía nos veráns con eles nos barcos. O esforzo e o oficio do mar xa o tiña moi inculcado», señala. En su opinión, la mayor dificultad a la hora de atraer a los más jóvenes está en la dureza del trabajo. «Aínda o foi máis, pero segue sendo moi duro fisicamente», insiste.

Para Pablo Resúa, de 18 años, que aprovechó los veranos para embarcar, la mayor razón que explica la falta del relevo generacional es la exigencia. «Las faenas de mar son lo más duro», explica: «Levantarse a las cuatro de la mañana y estar hasta la noche currando, tampoco es lo mejor». Este pobrense está ahora estudiando un ciclo de administración, con la esperanza de, en un futuro, tomar el relevo de su padre a cargo de las bateas. «No considero que sea un desprestigio trabajar en el mar, para nada. Es un oficio como otro cualquiera, pero si eres marinero dependes mucho del armador».