Patrocinado por

Los últimos gransoleros de madera de A Mariña

Capitán José Pino

PESCA Y MARISQUEO

El Nuevo Playa de Cillero, una vez reformado
El Nuevo Playa de Cillero, una vez reformado

Centauro, Mariscador y Nuevo Playa de Cillero se construyeron en la primera mitad de los setenta

11 sep 2021 . Actualizado a las 12:46 h.

Aunque hasta la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 no quedó tipificada la distancia máxima de 12 millas como mar territorial y las 200 millas como zona económica exclusiva, la segunda mitad de la década de los setenta vivió una revolución de cierre de caladeros. Chile, Ecuador y Perú ampliaron sus aguas de forma unilateral y el 1 de enero de 1977 la CEE de los Nueve, adopta las 200 millas y concede únicamente para este año 124 licencias de pesca a España que aumenta hasta las 202 en el último trimestre, pero solo podrán faenar simultáneamente 142 barcos. La Dirección General de Pesca consigue que siete licencias sean para volantas, sorteándose entre los 30 barcos que faenan asiduamente con este arte, tocan 5 a Celeiro (Virgen de la Barquera, Urgain Bi, Ermita de San Roque, Nemesia Santos, José Domingo), una A Coruña y otra a Colindres; las 195 restantes son para arrastreros.

En septiembre de 1978 la Asociación Provincial de Armadores Lucenses presiona para la obtención de seis licencias rotativas de tres barcos cada una atendiendo a la importancia de la flota en A Mariña y por vez primera autorizan su uso para pescar a palangre, en el sorteo notarial los elegidos fueron: Sueiras, Pepe Revuelta, Franper, Nico I, Llave del Mar, Madre Querida, Madre de Cristo, Touro, Nuevo Ebenezer, Nuevo Playa de Cillero, Siempre Ecce Homo, Pilar Roca, Pino Montero, Promontorio, Mariscador, Playa de Samil, Hermanos García y Perez Vacas. Hasta 1986 que ingresamos en la UE y se amplían las licencias con la lista de los 300, hubo que adaptarse a la alternancia.

El Centauro, tras las reformas
El Centauro, tras las reformas

Centauro

La primera mitad de los años 70 vive un auge en la construcción de pesqueros donde las dimensiones y los tonelajes crecen. La botadura del Socio en la navidad de 1971, en los Astilleros Sarmiento Paleo de San Ciprián, con casi 200 TRB, da el pistoletazo de salida a unidades, en la mayoría de los casos arrastreros, que son verdaderos montes de madera de los bosques gallegos.