Patrocinado por

Poco pulpo en la Costa da Morte, pero de gran calidad y con precios más que jugosos

Paula Ramos / X. A. CARBALLO / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

ANA GARCIA

Las primeras capturas tras la veda traen buenos ejemplares a las lonjas

10 jul 2021 . Actualizado a las 04:50 h.

«Pouco polbo, pero boas pezas». Es el sentir común de la mayoría de las cofradías de pescadores de la Costa da Morte tras los primeros días de captura. Todavía es pronto para aventurarse a predecir si será una buena temporada o no, pero hay esperanza. «Hai que esperar á segunda quincena, aí veremos se aguanta ou non», apunta Pedro, patrón mayor de la Cofradía de Malpica. La situación de estos días, tras una larga veda, puede no reflejar de manera certera lo que serán los próximos meses. «Después de una veda siempre hay más pulpo», añade Xosé, patrón de la Cofradía de Camelle. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el verano no es la época idónea para la captura. «No verán son dúas semanas as que se colle», sostienen desde la Cofradía de Fisterra.

El cambio climático es, también, un «factor determinante creciente» para muchos de los que se dedican al mar. Ramón, patrón mayor de la Cofradía de Camariñas, tiene claro que está afectando a los ciclos. «O polbo estase adaptando a ese cambio, fai a súa propia veda», dice por su parte Diego, secretario de la Cofradía de Corcubión. En Corme y en Muxía, de momento, están priorizando la recogida de marisco en las rías y no están yendo al pulpo.

Fruto de esa escasez que todavía reina en las aguas atlánticas, se ha producido una subida de los precios. Los ejemplares de alrededor de un kilo y medio se subastan en las lonjas entre los 8 y 9 euros. Los medianos, de entre 2 y 2,5 kilos, van a 9 y 10 euros, y los grandes, de más de 3,5 kilos, superan los 10 euros. Unas tarifas que se traducen en unos 15 euros mínimo para la venta al público en plazas y mercados.

El valor de las subastas varía según el día, pero, por lo general, ronda esas cantidades sin demasiada diferencia. Además de aumentar la cotización, la poca oferta obliga a establecer topes diarios más bajos. El Plan Experimental para la Gestión del Pulpo para la temporada 2021/2022, aprobado por la Xunta de Galicia, limita el número de kilos máximos por embarcación a 30. Añade a esos, otros tantos por tripulante, con un total de 210 kilos por día como máximo. «Non chegamos ao tope nin tolos», dice Ramón, patrón mayor de la Cofradía de Camariñas.

La mayoría coincide en el acierto que supondría extender el tiempo de veda, que este año fue de algo más de dos meses. «Canta máis veda haxa, máis se pescará despois», sostienen los patrones mayores. Con todo, coinciden en que es a partir de noviembre cuando empiezan los «buenos meses» para la captura de esta especie. «Neses meses traballas cos abrigos das rías», explica Víctor, de la Cofradía de Muxía. «Son os mellores meses», añade José Manuel, de Fisterra.

En la lonja de Malpica se subastaron 550 kilos de cefalópodo

En la lonja de Malpica, uno de los principales recintos de la Costa da Morte, se subastaron en la tarde de ayer 550 kilos de pulpo. El precio de las piezas osciló entre los 7,70 euros de las más pequeñas y los 10 de las más grandes, según los datos facilitados por la rula. Estos 550 kilos vendidos indican, por un lado, que hay más cefalópodo que hace tres años, pero, por el otro, que todavía queda mucho camino hasta alcanzar los 800-1.000 kilos que se subastaban en los buenos tiempos. La mayor parte del producto servirá para abastecer el mercado local.