Patrocinado por

El choco de Redondela se viste de alta cocina

Begoña Rodríguez Sotelino
begoña r. sotelino VIGO / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

XOAN CARLOS GIL

El chef David Couñago lleva a su proyecto Malasangre Food & Club el producto estrella de la cofradía de su villa natal en forma de croqueta, con arroz y otros platos que vayan saliendo de su inagotable ingenio

23 jul 2021 . Actualizado a las 12:44 h.

Aunque a sus 27 años lleva a sus espaldas cerca de quince de profesión y a los 24 ya era jefe de cocina, el chef redondelano David Couñago reconoce que el profundo amor que siente por su trabajo se lo transmitieron su madre, Filo, y su padre, José Antonio. Ambos tienen buena mano para los fogones, de esos magos de los platos que se cuecen en casa, a fuego lento desde primera hora de la mañana. Y aunque el hijo de ambos asegura que «mi madre cocina de carallo», añade que su progenitor («¡Perdona, mamá!)» lo hace aún mejor. Quizás le viene la destreza paterna de las ganas que siempre tuvo de dedicarse a ello laboralmente, ya que como cuenta David, «él siempre trabajó en Ciudad del Cabo como encargado del muelle de reparaciones de Pescanova, pero tiene la espina clavada con la hostelería y de hecho, en los barcos comenzó como cocinero aunque derivó hacia el área de los motores».

Su hijo también dio algunos tumbos por algún que otro empleo, pero enseguida enfiló su carrera con una dedicación, determinación y entrega que impresiona. Estudió cocina en el CIFP Carlos Oroza, pero a los seis meses de empezar ya estaba trabajando en un restaurante y compaginándolo. En la escuela notaron su aptitud y su actitud y ya no paró. Estuvo en otros fogones acumulando experiencia hasta que llegó a los de Marina Davila como jefe de cocina, puesto que ocupó durante más de ocho años, «donde crecí a nivel laboral y personal», al lado del jefe de sala Eduardo Ucha, al que adora.

XOAN CARLOS GIL

Tras su paso por el que fue uno de los templos gastronómicos de Vigo, Couñago se atrevió en la misma ciudad con su primer proyecto propio, el restaurante Malasangre Food & Club (República Argentina, 6), que cumplirá tres años en julio.