La costera de bocarte se «traslada» a Galicia y Asturias, donde hallan piezas grandes

El cerco coruñés subastó en el Muro 100.000 kilos y barcos gallegos en el Cantábrico pescaron piezas grandes que vendieron hasta a tres euros el kilo


redacción / la voz

Con buena parte del cerco gallego desplazado en el País Vasco, donde se apuntó primero a la costera de la xarda para después seguir con la de la anchoa, resulta que los que se han quedado más al oeste, entre Asturias y Galicia, están pescando más bocarte que los que hacen base en Ondárroa o Pasajes. Y si no es en mayor cantidad, sí lo es en tamaño.

Los cerqueros de A Coruña dieron «pola zona de Langosteira e os baixos de Baldaio» con importantes bancos del pelágico. En torno a 100.000 kilos descargaron en la lonja del Muro, donde se comercializó entre 1,6 y 2 euros el kilo. Hasta el momento, la todo el bocarte va para fresco, «pese a que su tamaño ya es óptimo para utilizar en la conserva», indicó un responsable de la exportadora Correa Kessler. Se está enviando «para todos los mercados españoles», aunque la compañía también exportó una pequeña partida para el Reino Unido. «Pero es un follón por culpa del brexit», explicó.

Un poco más al este, en aguas asturianas, Adrián Campaña, patrón y armador del Siempre Adrián, estaba exultante: «Pescamos moi, moi, moi ben esta noite». Descargó sus capturas en Gijón, cajas con piezas de las 33 granos (piezas) en un kilo. Y el precio también muy bueno: «A 3 euros o kilo».

No fue el único, según explica Eduardo Carreño, armador de Portosín. Él está pescando con el Ardorán en Ondárroa y desde allí escuchó la buena pesca que ha habido en la zona occidental del caladero del Cantábrico y Noroeste. También sus compañeros han pescado bocarte en aguas próximas a Portosín. Y apunta lo que parece que viene siendo una tendencia desde «hai catro ou cinco anos». La experiencia dicta que en el golfo de Vizcaya, hasta Machichaco, parece haber una guardería de anchoa, donde se concentran los ejemplares pequeños y las de mayor tamaño aparecen de Pasajes para el este.

De hecho, señala que en cuanto termine su cupo de xarda se desplazará más hacia el oeste, a la zona de Avilés y Gijón, para realizar la costera del bocarte.

Por el momento, continúa, como otros cerqueros, faenando a la caballa. No es de las mejores campañas en cuanto a precios. Está en torno a un euro el kilo o por debajo. Pero las capturas de ayer se las pagaron a 1,36, porque había demanda en Italia para fresco. Eso sí, en cuanto a calidad, es espectacular. Dan con ejemplares de los que entran «dous en quilo» y además, «está chea de grasa; todo o mundo queda asombrado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La costera de bocarte se «traslada» a Galicia y Asturias, donde hallan piezas grandes