Patrocinado por

«Un mariñeiro sen vacinar pode poñer en risco a toda a tripulación»

s. serantes / e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

PESCA Y MARISQUEO

Imagen de archivo de un pesquero español que faena en Gran Sol
Imagen de archivo de un pesquero español que faena en Gran Sol

El Ministerio de Sanidad no concreta cuándo inmunizará a los pescadores, que piden prioridad ya que les declaran esenciales en la pandemia

23 mar 2021 . Actualizado a las 19:32 h.

Dos meses han pasado desde que Basilio Otero, como presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP), pidió en el consejo general del Instituto Social de la Marina (ISM) «cierta prioridad» al vacunar a las gentes del mar contra el coronavirus. Otras organizaciones del sector y sindicatos lo respaldaron. La Secretaría de Seguridad Social lo transmitió a la Secretaría de Sanidad, que respondió hace un mes. Se declaran «conocedores de los riesgos de exposición de la flota pesquera (...) y de las peculiaridades de su ejercicio profesional, de cara a la planificación de la campaña» de inmunización. Aun así, cuando sepan con cuántas vacunas contará España, que las recibirá de forma gradual, «se concretará la priorización final». Todo dentro de «un marco ético donde prevalecen, por este orden, los principios de igualdad y dignidad de derechos, necesidad, equidad, protección a la discapacidad y al menor, beneficio social y reciprocidad».

En definitiva, aunque a Sanidad le resultan «de especial interés los aspectos planteados por las cofradías de pescadores sobre las especiales circunstancias de la faena de las flotas y los tiempos de embarque», y los analiza con «sensibilidad», elude apuntar plazos. Eso sí, transmite el «reconocimiento por el sentido de responsabilidad y el trabajo desempeñado por el sector pesquero como actividad esencial desde el inicio de la pandemia».

Javier Garat, secretario general de Cepesca, valora la respuesta como lo que es, «nada específico» sobre sus demandas de dar preferencia a quienes trabajan codo con codo en los pesqueros, con nulas posibilidades de cumplir los protocolos de prevención porque son espacios reducidos en los que, además, conviven. Por si fuese poco, los barcos de altura y de gran altura faenan lejos de los centros sanitarios y durante períodos que van de quince días a más de tres meses.