Patrocinado por

Esperando la Navidad: «Dicen que este año la cigala va a estar carísima»

Rosa Estévez
R. Estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

CONSUMO MAR

BASILIO BELLO

Los mercados de abastos han comenzado a vender mariscos que serán congelados y consumidos en las fiestas

18 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El espíritu navideño parece madrugar un poco más cada año: en este 2022, las primeras cajas de turrón compitieron por el espacio en los lineales de los supermercados con las chucherías embolsadas especialmente para Halloween. Ese afán por adelantarnos al calendario se nota también en las plazas de abastos, donde ya han comenzado las ventas del marisco que muchas familias han de degustar durante las fiestas del próximo mes de diciembre. «En octubre ya se vendió bastante camarón, porque congela muy bien», explica Eva, una peixeira de Vilagarcía que reconoce que la Navidad cada año llega un poco antes.

A fin de cuentas, la previsión es el primer mandamiento del ahorrador. Eva tenía este jueves su puesto lleno de apetecibles mariscos. En él había camarón —el pequeño a 20, el mediano a 40—, había nécoras a entre 20 y 30 euros, había cigalas a 38 y 48 euros... «Esta semana hubo muy mal tiempo y no hay mucho producto, está todo un poco revuelto. La cigala ya tiene un precio bastante alto para estas fechas. En Navidad, la que ahora está a 38 euros andaba a entre 45 y 50 euros. Pero este año habrá que ver hasta donde llega, ya están diciendo que la cigala va a ir carísima, y el bogavante también». Así que salir a comprar ahora el marisco que comeremos después no parece mala idea. «Hay mucha gente que adelanta las compras», dicen las peixeiras. Y uno de los productos estrella en ese mundo del congelado navideño es el centollo, que alcanza al final del año su etapa de esplendor. En la plaza de Vilagarcía, Eva vendía ayer este crustáceo a unos precios que oscilaban entre los 15 euros de las piezas más pequeñas y los 20 de las de mayor tamaño. «Tal y como está el tiempo esta semana, igual mañana lo tengo que subir». A los mismos precios vendía este mismo producto Concha, que tiene su puesto en la plaza de Cambados.

Martina Miser

En él encontramos este jueves una enorme variedad de pescados. Los rapantes, que en Vilagarcía andaban por los 15 euros, en Cambados se quedaban en 8. En la plaza cambadesa la xouba se vendía a 5 euros, igual que el escacho, mientras que las fanecas andaban por los diez, el abadejo a once y el rape grande a doce. En Vilagarcía, la socorrida y sabrosa bacaladilla se cotizaba a cuatro euros, mientras que el jurelo llegaba a los diez.

En la plaza de Vilagarcía, el lenguado se vendía ayer a 30 euros; en Cambados, a 25. En la villa del albariño unos espectaculares rodaballos de la ría se vendían a treinta euros el kilo, mientras que la merluza, también apetecible, andaba por los diez. Además, encontramos en la plaza cambadesa una amplia colección de chopos de distintos tamaños y precios.