Patrocinado por

La UE veta el caviar ruso porque «es un lujo», pero no el resto de pescados

s. s. REDACCIÓN / LA VOZ

CONSUMO MAR

Caviar listo para su venta
Caviar listo para su venta REGIS DUVIGNAU | Reuters

Los Veintisiete importan de Rusia productos del mar por valor de 605 millones

27 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«Al Gobierno ruso, al sector financiero y a las élites corruptas, apuntando a la capacidad del Kremlin de financiar la agresión de Rusia contra Ucrania», se dirigen las sanciones de la Unión Europea (UE) como respuesta a la invasión que Vladimir Putin ordenó iniciar el pasado 24 de febrero. Alimentos, como los productos de la pesca y la acuicultura o los agrícolas, han sido expresamente excluidos en los seis paquetes de medidas acordados por los Veintisiete. Para los pescados han «impuesto restricciones muy limitadas», pero, como parte de los bienes «que generan importantes ingresos para Rusia», ha optado por prohibir la importación de crustáceos y de caviar ruso y de sus sustitutos, así como la exportación desde la UE de estos dos últimos a ese país. Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión Europea y alto representante de la UE, encargado de coordinar su acción exterior, justifica el veto al caviar porque es «un bien de lujo».

No le falta razón. Si bien la variedad de precios de las huevas de esturión salvaje dependen de su origen, entre otros factores, un kilo puede costar más de 10.000 euros. Y no llegó a 10 euros la media para el de todos los pescados el año pasado en España.

Borrell diferencia el caviar del resto de pescados rusos porque la Comisión pretende «garantizar la seguridad alimentaria», siendo consecuente con la política de la UE, basada en «una fuerte defensa internacional contra las restricciones a las exportaciones y las prohibiciones de alimentos». Es el resumen, en traducción automática, de la respuesta de Borrell a las preguntas del eurodiputado portugués Francisco Guerreiro, del grupo Los Verdes-Alianza Libre Europea.

«Solo 3,4 millones de euros»

Guerreiro se felicitaba por la prohibición de las importaciones de caviar, «una de las especialidades más conocidas de Rusia». Sin embargo, la contextualizaba considerándola «meramente simbólica, una gota en el océano». Y es que, en realidad, el país donde manda Putin «produce muy poco» para el mercado europeo. Citaba como ejemplo las importaciones del año pasado, cuando la UE le compró a Islandia caviar por valor de 38,3 millones de euros. A Rusia «solo 3,4».

Frente a esa cifra, el europarlamentario contraponía los 605 millones de euros que pagaron los Veintisiete en el 2020 por los pescados procedentes de Rusia, «aproximadamente el 2,5 %» de los 24.210 millones del total de importaciones de productos del mar. Anticipándose a la contestación de la Comisión, Guerreiro señalaba que el impacto de prohibir los pescados rusos «en la seguridad alimentaria de la UE sería insignificante».

Bacalao y abadejo de Alaska

Por eso, y para «no seguir financiando la guerra de Putin en Ucrania», considera que la UE «debe prohibir inmediatamente todos los productos pesqueros importados de la Federación de Rusia». Ahí, añade, tiene su origen el 20 % del bacalao y el 16 % del abadejo de Alaska que entra en los mercados comunitarios.