Patrocinado por

Tiempo de sardinas

Ramón Pernas
Ramón Pernas NORDÉS

CONSUMO MAR

Sandra Alonso

04 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Ya están aquí. Una escuadrilla plateada se ha visto avanzando, explorando, las aguas cercanas a Rianxo. Era el comando marinero de las primeras sardinas que anunciaban la cercanía del verano. Las xoubas pioneras ya se adentran en las rías, y el San Xoán, cuando la sardina moja el pan, está al caer.

La sardina que se captura en las aguas gallegas, o aledañas, es uno de los grandes placeres culinarios que nos regala la generosa despensa de la mar. Pescado humilde, proletario, popular, uno de nuestros santo y seña, que ocupa un lugar de honor en el imaginario de todos los meses de julio y agosto, porque a las sardinas les ocurre lo que a las bicicletas de Fernán Gómez, que sin duda son para el verano. Es pescado azul, azul Galicia, como el que cruza en diagonal nuestra bandera.

Y «ahí —por fin— veñen as lanchas do xeito, pescando sardiñas a eito…», como cantaban Los Tamara en lo que ya es un himno marinero; y el xeito, o la flota cerqueira, es un arte naval y autóctono de la captura de este pescado, que en ocasiones se pesca siguiendo la instrucción antigua que tiene en su técnica una bella palabra: la ardora, que es cuando la legión navegante del banco sardinal brilla en la noche dejando guiños de plata en la mar.