Patrocinado por

Feliz en su día, señor pulpo

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

ACUICULTURA

KOPA

Polémica en el día mundial del cefalópodo insigne de Galicia

09 oct 2021 . Actualizado a las 04:47 h.

Feliciten al pulpo, ese extraño animal sobre el que algunos incluso han lanzado teorías alienígenas. Hoy es su día. Su día internacional. Una jornada dedicada a sensibilizar a la población sobre una especie sorprendente tanto en el plano biológico como en el gastronómico. Y si este último aspecto es el que suele imponerse en tal onomástica, cuando las redes sociales se ven inundadas de recetas más allá del moi noso pulpo á feira, en esta ocasión ha tenido más eco la reivindicación de un grupo de activistas de bienestar animal Compassion in World Farming (CIWF), que, según informa Europa Press, ha pedido por carta al Gobierno que detenga la cría industrial de pulpos tras publicarse el informe Octopus Factory Farming. A Recipe for Disaster. Se trata de un documento que aporta ocho razones por las cuales considera que hacer pulpo de acuicultura es «cruel» e «insostenible». Despiadado porque es de naturaleza solitario y en las granjas se les obliga a estar con otros muchos de sus iguales y es posible que no se desenvuelva bien en las altas densidades que acostumbra a haber en las granjas, sostiene el informe. Y, además, porque su dieta carnívora es «incompatible con el alimento basado en harina y aceite de pescado» con que se cría.

La organización apunta a España con el dedo porque es en Galicia donde la cría en cautividad del cefalópodo está a punto de dar el salto industrial y empezar su comercialización. Pescanova ha fijado ese momento para el 2022. Pereira, que también produce pulpo de acuicultura, no ha facilitado fecha, pero no va muy a la zaga. En todo caso, los protocolos de la cría permanecen guardados bajo siete llaves para proteger cómo es ese cultivo y la dieta que siguen.

Los animalistas también reprochan esa avidez por comer pulpo que le ha dado a todo el mundo, que antes se limitaba a los países europeos del Mediterráneo, Asia y México y que ahora ya alcanza a paladares tan extraños como los de EE. UU.