Patrocinado porPatrocinado por

Mal inicio de la campaña marisquera a pie en Muros

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

Mariscadoras de a pie de Muros, faenando en el banco de Virxe do Camiño
Mariscadoras de a pie de Muros, faenando en el banco de Virxe do Camiño Manuel Candamo

El berberecho tuvo un precio medio de 10 euros, cinco menos que el pasado año en esta época

17 jun 2024 . Actualizado a las 21:30 h.

Peor de lo esperado ha sido el inicio de la campaña marisquera a pie en el banco natural de Virxe do Camiño, en Muros, tanto por el bajo nivel de capturas como por los precios del producto en la subasta. Descorazonada por el deseo de una mejoría en las concesiones que parece inalcanzable, la presidenta del colectivo, Adela Lestón, reconocía que la continuidad de la actividad extractiva hasta finales de agosto, tal y como figura en el plan de explotación, parece dudosa. La profesional indicaba: «Non me atrevo a aventurar nada».

Unos 130 profesionales, pertenecientes a las cofradías de Muros y Noia, regresaron a la actividad después de, en el mejor de los casos, haber trabajado solamente una semana en octubre en las concesiones noiesas desde enero del 2023. Lo han hecho con unos topes de mínimos, solo un kilo de berberecho, por ejemplo, y tres de almeja japónica.

Empezaron su actividad cuando todavía no había amanecido y hacerse con el bivalvo no fue sencillo: «Non hai, necesítase moito tempo para escoller», aseguraba Adela Lestón.

Los precios

Al final de la jornada de trabajo, unos 400 kilos de almeja japónica, solo 150 de berberecho y sobre 50 de ameixón.

Los precios tampoco acompañaron, el berberecho tuvo un valor medio de 10 euros. El pasado año, recordaba Adela Lestón, por un molusco de la misma categoría los compradores pagaban entre 14 y 15 euros. En cuanto a la almeja japónica, la cotización media fue de 12 euros y, en el caso del ameixón, de 10.

Adela Lestón reconoce que los bancos tienen mucho molusco que no alcanza la talla comercializable y el producto tampoco abunda. Sin embargo, subraya que hay muchos profesionales que llevan meses sin percibir ingresos porque tampoco tienen derecho al cese de actividad.

En cuanto al resto de profesionales, la dirigente indica que les quedan por percibir uno o dos meses de retribución por el cese forzoso de actividad, y que solo un puñado de mariscadores pueden llegar a tres meses. Su intención es reservar lo que les falta por cobrar, por eso la agrupación no ha solicitado la ampliación del cese de actividad. Temen lo que pueda suceder con la campaña noiesa, conscientes de que los bancos están muy tocados y el bivalvo parece no desarrollar lo suficiente: «Vén o inverno enriba».

Por eso, Adela Lestón subraya que intentarán aguantar en el banco natural de Virxe do Camiño este mes y el de julio, aunque no hay nada seguro.