Patrocinado porPatrocinado por

El Gobierno no declara zona catastrófica las rías porque ni la Xunta activó una emergencia

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

marcos creo

La delegación del Gobierno admite que Interior no respondió por escrito porque ni llegó a valorar la solicitud al no cumplir los requisitos

10 may 2024 . Actualizado a las 04:46 h.

La delegación del Gobierno admitió ayer que el Ministerio del Interior no ha dado una respuesta por escrito a la petición de la Xunta de Galicia de declarar zona catastrófica las rías de Pontevedra por los daños causados por las persistentes lluvias de octubre y noviembre del 2023, que causaron importantes mortandades de marisco. No lo hizo, explica en un comunicado enviado a los medios, porque ni siquiera se «valoró tramitar la solicitud», pues el episodio «no cumplía con los requisitos básicos a tener en cuenta para considerarlo como catastrófico».

Aclara que las lluvias se produjeron de una forma constante a lo largo de todo el mes, «por lo que no se puede decir que ocurriese un siniestro puntual que haya provocado estos daños». Apunta, asimismo, que «una emergencia de protección civil es aquella situación de riesgo colectivo que pone en peligro inminente a personas o bienes, y exige una gestión rápida por parte de los poderes públicos para atenderlas y mitigar los daños». Adquiere el carácter de catástrofe cuando «interrumpe sustancialmente el funcionamiento de una comunidad o sociedad por ocasionar gran cantidad de víctimas, daños e impactos materiales, cuya atención supera los medios disponibles de la propia comunidad». Y para que pueda actuar el Estado, añade, es preciso que la comunidad autónoma, que es la competente, declare la zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil.

Sin intervención del Estado

Sin embargo, aduce la Delegación del Gobierno, la Xunta «en ningún momento durante este mes de precipitaciones abundantes activó ningún plan de protección civil en fase de emergencia». Tan solo mantuvo activo el Plan de Protección Civil ante el riesgo de inundaciones en fase de alerta y seguimiento. Es decir, «la comunidad autónoma no valoró este episodio como una emergencia, y en todo ese mes de lluvias no solicitó nunca la intervención del Estado para atender los daños ocasionados durante la fase de atención a la emergencia, por verse superados los medios».

Por eso el Ministerio del Interior no respondido, apuntan desde el departamento que lleva Pedro Blanco: porque tras consultar al Centro Nacional de Emergencias (Cenem) sobre si la Xunta había activado algún plan de protección civil en fase de emergencia (nivel 1 o 2), «confirmaron que no habían activado nada». Esto es, que ni la Xunta lo consideró una emergencia y ni solicitó medios al Estado. Por ese motivo no valoró siquiera tramitar la solicitud de declaración de zona catastrófica, «ya que el episodio no cumplía con los requisitos básicos a tener en cuenta para considerarlo» de esa categoría.