Patrocinado porPatrocinado por

Octopus Energy se alía con Tokyo Gas para lanzar un fondo de 3.500 millones para invertir en eólica marina

Europa press MADRID

SOMOS MAR

Cedida

España, con Corea, Noruega e Irlanda, figura en los planes de las compañías

22 nov 2023 . Actualizado a las 04:50 h.

Octopus Energy se ha aliado a la japonesa Tokyo Gas para lanzar un fondo de 3.000 millones de libras (unos 3.500 millones de euros) para invertir en energía eólica marina en todo el mundo de aquí al 2030, informó la energética británica.

En concreto, el fondo estará dotado inicialmente con una inversión inicial de 190 millones de libras (220 millones de euros) por parte de Tokyo Gas. Los proyectos se desarrollarán en Europa para reducir la dependencia de los combustibles fósiles e impulsar la seguridad energética.

El fondo Octopus Energy Offshore Wind invertirá en parques eólicos marinos en fase de desarrollo, construcción y explotación, así como en empresas que estén poniendo en marcha nuevos proyectos de energía eólica marina.

El proyecto se centrará tanto las turbinas eólicas marinas tradicionales, que se fijan al lecho marino, como las turbinas eólicas marinas flotantes, que aprovechan los fuertes impulsos del mar.

La compañía indicó que este es el siguiente paso de Octopus Energy para inyectar 15.000 millones de libras (17.000 millones de euros) en el sector y proporcionar este tipo de energía renovable a millones de familias de todo el mundo para 2030.

Octopus Energy invirtió por primera vez en parques eólicos marinos el año pasado con sus participaciones en Hornsea One y Lincs, en el Reino Unido. Desde entonces ha ampliado rápidamente su actividad, apostando también por uno de los mayores parques de Europa, Borssele III y IV, en los Países Bajos.

Además, la compañía también ha invertido en promotores de nuevos parques eólicos marinos con proyectos en Corea del Sur, Noruega, Suecia, Irlanda y España, entre otros países.

La energía eólica marina, que cuenta con 64 gigavatios (GW) de capacidad instalada en todo el mundo, es ya una de las fuentes renovables más importantes. Desempeñará un papel clave en el futuro sistema energético, y las previsiones apuntan a que aumentará hasta 447 GW en los próximos diez años.