Patrocinado por

Consejo y Eurocámara pactan fórmulas para descarbonizar el transporte marítimo

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Jorge Zapata | EFE

Incorporan excepciones temporales para proteger el comercio en las regiones ultraperiféricas y medidas para fomentar el fuel sintético

24 mar 2023 . Actualizado a las 04:46 h.

Consejo y Parlamento Europeo alcanzaron este jueves un acuerdo provisional para descarbonizar el sector marítimo a través del uso de más combustibles renovables y bajos en carbono que reducirán la huella de carbono del sector marítimo en la UE, informó el Consejo en un comunicado.

Aunque el pacto todavía tiene que ser ratificado formalmente por el Consejo y la Eurocámara, las emisiones de los barcos se reducirán progresivamente en un 2 % a partir del 2025; un 6 % a partir del 2030; un 14,5 % a partir del 2035; un 31 % desde el 2040; un 62 % a partir del 2045 y un 80 % en el 2050, para ayudar a la UE a lograr la neutralidad climática, recogió el Parlamento en un comunicado. Ese es, al menos, el calendario del paquete legislativo Fit for 55.

Las medidas adoptadas se aplicarían a los buques de más de 5.000 toneladas, que en principio son responsables del 90 % de las emisiones de CO2.

El principal objetivo de la iniciativa FuelEU Maritime, parte clave del paquete Fit for 55, es aumentar la demanda y el uso constante de combustibles renovables y bajos en carbono para reducir emisiones de gases de efecto invernadero del sector marítimo, al tiempo que garantiza el buen funcionamiento del sector y se evitan distorsiones en el mercado interior.

Aunque el acuerdo provisional conserva los aspectos centrales de la propuesta de la Comisión, Consejo y Parlamento han introducido algunas enmiendas, como la que prevé excepciones limitadas en el tiempo para el tránsito marítimo hacia las regiones ultraperiféricas, las islas pequeñas y las zonas económicamente muy dependientes de su conectividad.

Además, introduce factores de reducción para los buques rompehielos y los que navegan en zonas con hielo; aumenta los objetivos de reducción de la intensidad de gases de efecto invernadero de la energía utilizada a bordo de los buques a partir del 1 de enero del 2035 e introduce medidas para fomentar el uso de los denominados combustibles renovables de origen no biológico (RFNBO).

También se modifican los requisitos para el suministro de energía en tierra (OPS) y las disposiciones relacionadas con las tecnologías de cero emisiones basadas en el principio de que el sistema debe ser coherente con el reglamento de infraestructura de combustibles alternativos (AFIR). Asimismo se excluyen los combustibles fósiles del proceso de certificación, pero también se mejorar la disposición para que el proceso esté más preparado para el futuro.

Cambian también las disposiciones sobre los ingresos generados por las sanciones en virtud del reglamento FuelEU,  que deben asignarse a proyectos para apoyar la descarbonización del sector marítimo con un mecanismo de transparencia reforzado, especificando además las obligaciones de la Comisión de supervisar la aplicación del reglamento en la cláusula correspondiente de informe y revisión.

Según el ministro sueco de Infraestructura, Andreas Carlson, «el acuerdo garantizará la igualdad de condiciones y asegurará que los proveedores de combustible, los barcos y los operadores marítimos tengan tiempo suficiente para adaptarse a las nuevas condiciones para que el sector marítimo cumpla con los objetivos climáticos».

El acuerdo político provisional está ahora sujeto a la aprobación formal de Consejo y Parlamento. Por parte del Consejo, la presidencia sueca tiene la intención de presentar el texto a los representantes de los estados miembros (Coreper) lo antes posible con vistas a su adopción formal por uno de las próximas cumbres.