Patrocinado por

Un puñado de «valeiros» mantienen viva la tradición en el río Ulla

Rosa Estévez
R. Estévez PONTECESURES / LA VOZ

SOMOS MAR

MÓNICA IRAGO

Este año, de momento, solo cinco embarcaciones han iniciado la temporada de la lamprea

30 ene 2023 . Actualizado a las 08:18 h.

El Ulla baja estos días revuelto, con mucho caudal y mucha fuerza. No son estas las mejores condiciones para la pesca de la lamprea, una actividad a la que se dedican, además de quienes trabajan las pesqueiras de Padrón, un grupo de embarcaciones asociadas a las cofradías de Carril y Rianxo. Buena parte de esos barcos son tripulados por gente de Pontecesures, una localidad en la que la figura de los «valeiros» es tan tradicional que hasta da nombre a una plaza y aparece representada en los belenes navideños. La lamprea, de hecho, tiene su propio centro de interpretación en las inmediaciones de la zona portuaria cesureña, una demostración de lo enraizada que está su pesca en la vida de esta pequeña localidad, situada cerca de la desembocadura del segundo río más largo de Galicia.

Este año, de momento, solo cinco embarcaciones (cuatro cesureñas, una de Rianxo) han iniciado la temporada de la lamprea. «Algunha vaise collendo», comentaba estos días el presidente de la asociación de profesionales que se dedican a la captura de este particular producto, Antonio Pesados.

Con nasa butrón

Espera que los resultados de las jornadas de trabajo en el río vayan mejorando en las próximas semanas, cuando se espera que nuevas embarcaciones se sumarán al trabajo con la nasa butrón. Será necesario que el número de lampreas que entran en estos artilugios alargados aumente para que el Concello de Pontecesures pueda organizar la fiesta que exalta este producto. Desde la pandemia, el certamen está entre dos aguas, con el gobierno local intentando darle un giro y convertirla en un evento a la altura, dice el alcalde, de un producto de gran calidad que no puede ser degustado «como se fora churrasco». Habrá que ver si lo consiguen y si se celebra, finalmente, una fiesta con un sabor tan particular como el producto que exalta.

La empanada que Álvaro Cunqueiro vio tallada en uno de los capiteles del Pazo de Xelmírez

S. González

Sostenía Fausto Galdo en su magnífico Abecedario das mantenzas que una de las innumerables formas de clasificar al ser humano consiste en distinguir entre lampreófagos y lampreófobos. Pez antiguo, cuya apariencia recuerda a la de una serpiente abisal, el origen de su pesca en Galicia se hunde en el tiempo. El uso de pescos o pesqueiras, las trampas de piedra que todavía se conservan en el Miño y el Ulla, está documentado desde el siglo XII y da fe de la larga alianza entre este animal feo de sabor exquisito y el comensal galaico, capaz de recorrer kilómetros y kilómetros cada temporada para poder degustarla en sus templos favoritos.

Seguir leyendo