Patrocinado por

Los tres meses de paro para los cerqueros que capturan jurel en el Cantábrico serán voluntarios

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

PEPA LOSADA

Tras revisar la lista son 84 los barcos altamente dependientes de la especie, de los que 68 tienen base en Galicia

10 ene 2023 . Actualizado a las 04:46 h.

El paro biológico para la flota de cerco altamente dependiente del jurel del Cantábrico, que este año solo se puede pescar de forma accesoria, será de tres meses de duración, pero no será obligatorio, sino voluntario, tal y como planteaban desde el sector afectado. Así quedó definido en la reunión telemática que los representantes del sector mantuvieron con las autoridades de la Secretaría General de Pesca, en la que también se fijó parte del calendario de esa parada temporal llamada a paliar esa falta de jurel.

Según explicaron desde la Asociación de Armadores del Cerco de Galicia (Acerga), el descanso biológico comenzará el 1 de febrero y continuará en marzo. El tercer mes, todavía sin determinar, será hacia finales de año.

Tampoco ha quedado del todo definido qué se entiende por pesca accesoria o captura dirigida. Aunque las primeras propuestas fijaban el límite en el 20 %, ahora se está discutiendo si se eleva ese umbral hasta el 25 %.

No habrá cambios en lo que respecta a las indemnizaciones. Los tripulantes percibirán 50 euros por día laborable y los armadores, una cuantía variable en función de las GT (toneladas de arqueo) de la embarcación. Ahora bien, ha quedado por amarrar si el armador queda exento del pago de la Seguridad Social durante ese tiempo, «hai barcos aos que lles corresponde unha indemnización de 5.000 euros e as cotizacións suman 4.800», explica Manuel Suárez, portavoz de Acerga.

La Secretaría General de Pesca se comprometió a enviar esta semana un borrador especificando las cuestiones que han quedado pendientes y sobre el que los afectados podrán hacer alegaciones y precisiones.

La lista de cerqueros afectados también ha sido revisada: son 84 barcos en todo el Cantábrico, de los que 68 tienen base en Galicia.

Galicia esquiva el cupo cero de jurel, pero no lo podrá pescar al norte de Fisterra

e. abuín

El que este martes acabó (bien entrada la mañana) era uno de los Consejos de Ministros de Pesca a los que Galicia acudía más tranquila, con apenas dos nubes negras situadas sobre la que es su cuarta actividad económica. Dos solo, pero gruesas y muy oscuras eso sí, que pendían sobre el jurel y la anguila, amenazadas ambas poblaciones con un cierre total. No se materializó ni el de uno, ni el de otro. Pero la flota no ha salido indemne del chaparrón. La tormenta descargó con fuerza sobre el cerco. Y el sector que se dedica a la anguila tampoco ha regresado indemne de Bruselas.

Seguir leyendo