Patrocinado por

Mi primera vez en la FAO

Basilio Otero DIARIO DEL PRESIDENTE DE LAS COFRADÍAS

SOMOS MAR

PEPA LOSADA

26 nov 2022 . Actualizado a las 04:55 h.

Esta semana ha habido otra primera vez: mi primera vez en la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricutura y la Alimentación). Podría narrar alguna anécdota de ese debut, como la espera interminable en seguridad hasta que les advertí de que era ponente y se me iba a pasar la hora de la ponencia; la incomprensión del mega edificio con tecnología puntera para dar de comer a los más necesitados; el laberinto de salas para encontrar el baño... Pero no quiero hablar de eso.

Quisiera hablar de algo que yo valoro mucho y que son las condiciones personales.

Esta semana he tenido varias experiencias que me gustaría compartir.

A principios de semana estuve en Roma y he visto el interés interesado, que es ese que se demuestra cuando te escuchan porque te toca hablar y luego se olvidan de que estás. Pero bueno, a mí me gusta ser del banquillo de los suplentes. Como dice un buen amigo mío, seguramente la culpa es del que escribe; no hecho balones fuera.

He visto el compañerismo y la amistad, cuando, por mi inexperiencia, hablo algo de más, pido ayuda y la respuesta es “sin problema, cuenta con ello”. He visto también la amabilidad hacia el visitante y compañero, cuando en las jornadas de Celeiro, ya en casa, entro en el despacho del secretario de la cofradía cual vendaval camino del despacho del patrón mayor para hacer una llamada urgente y me encuentro en mitad de una reunión... ¡Y no me echan fuera! Al contrario, me dejan seguir hacia el despacho, que es de Domingo Rey Seijas, no de Basilio Otero. Luego pedí disculpas y la respuesta fue sencilla: «Estás en tu casa».

He visto la confianza, cuando me ha tocado estar sentado al lado de un periodista y, por esto del teletrabajo, he estado contestando correos y WhatsApp y él en ningún momento se ha interesado por mi móvil, que yo no ocultaba y él no espiaba. Y tengo que decir que alguna contestación enviada fue ¡a la secretaria general de Pesca!

He visto la confianza cuando alguien habla de cómo comunicar utilizando datos del 2015 y dice cosas que el día anterior otra persona hablando de consumo, utilizando datos actuales, decía otra distinta.

He visto la preocupación cuando te están preguntando continuamente si estás, vas, vienes, te quedas... Quizá esto también es fruto de la amistad.

He visto, en fin, a la gente que viene, va, corre, habla, trabaja, escucha... En definitiva, he visto la vorágine de nuestros días y me siento bien, tranquilo, reconfortado. Es una semana más de aprendizaje y de nuevas experiencias.

Es un viernes a mediodía, me termino el bocadillo de queso con chorizón en el aparcamiento de la UNED de Gijón, mientras espero al profesor de prácticas de Geología y termino de escribir esta segunda entrega de mi diario.

Esta semana me ha tocado norte, la semana que viene me toca sur.

Cuidaros que la vida merece la pena.