Patrocinado por

A las orcas les atraen más veleros con la parte inferior del casco negra o azul

S. S. REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Daños causados por orcas en el casco en un timón de pala sencilla con la parte inferior del casco de color oscuro
Daños causados por orcas en el casco en un timón de pala sencilla con la parte inferior del casco de color oscuro EMILIANO MOUZO

Investigadores revelan que suelen lanzarse a por timones de pala sencilla

21 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No se habían ido, continuaban al norte de la península ibérica; según los investigadores, persiguiendo bancos de atunes, su alimento preferido. Aunque su presencia no trascendía, en ningún momento dejaron de tener en vilo a los navegantes recreativos que pasan frente a la costa, muchos haciendo escala en puertos gallegos. Las orcas saltaron otra vez a la opinión pública el 1 de noviembre, con el que sería el segundo naufragio de una embarcación que se les atribuye desde que en el 2020 empezaron a interaccionar con veleros, verbo que la mayoría de los marinos sustituyen por atacar. Agredidos se sienten quienes han sufrido las acometidas de esos cetáceos Al mismo tiempo que ellos claman soluciones, los científicos que intentan encontrar explicaciones y paliativos al comportamiento de esos mamíferos marinos desvelan que les atraen más los veleros con la parte inferior del casco pintada de colores oscuros, negro y azul, mayoritariamente.

Desde Orca Ibérica responden en su página web a una de las preguntas reiteradas por los navegantes. Para intentar evitar que se adhieran algas y conchas a la obra viva —la parte inferior del casco en contacto con el agua—, les aplican antiincrustantes, también conocidos como patente. Son unas pinturas con resinas o biocidas que repelen la flora y la fauna. Deben sustituirse periódicamente, pues pierden sus propiedades con el tiempo.

No necesitan esas explicaciones los navegantes, pero sí les interesa, y mucho, la mayor información posible sobre cómo disuadir a las orcas. En el grupo internacional y multidisciplinar de investigadores que las estudia tienen constancia de interacciones con antiincrustantes de todos los colores. Por lo que les transmiten los marinos, saben que son oscuros en siete de cada diez embarcaciones, siendo los más frecuentes el negro y el azul.

El coste de reparar un timón

Aplicando la lógica de que desde el fondo del mar los colores claros se funden con el brillo del sol, que a su vez destaca los oscuros, creen que esas manchas sobre sus cabezas pueden ser una motivación más para acercarse a los yates. Ojo, también los detectan con su ecosónar, tan eficaz que les permite crear una imagen del timón, por dentro y por fuera.

Excepto en los dos naufragios, son precisamente los timones los peor parados en sus acometidas, hasta el punto de destrozar algunos por completo y otros dañarlos tanto que resultan inservibles. Significa quedarse sin gobierno, con lo cual los navegantes deben solicitar remolque a puerto, donde permanecen hasta que se lo reparan. Cálculos de los investigadores cifran en más de 2,2 millones de euros el coste de los desperfectos ocasionados desde julio del 2020 hasta el pasado octubre. Para compensar a los navegantes, acaban de solicitar al Estado que consigne 0,7 millones en el presupuesto del 2023.

De las más 443 interacciones registradas por Orca Ibérica con la colaboración de los marinos, sabe el tipo de timón de 260. Casi la mitad de los veleros equipaban uno de pala sencilla, el más común; y la cuarta parte, el de doble pala. A continuación, añade ese grupo científico, figuran los de timón semisoportado, los de bisagra y los de motor fueraborda.

Casi la mitad de las interacciones desde julio sucedieron en Galicia

Páginas web y perfiles de redes sociales de Orca Ibérica, Orca Attack Reporting o Cruising Association se consolidan como foros donde especialistas y navegantes comentan experiencias y aportan información. No es oficial, pero sí el mayor referente de lo que ocurre cuando parte de las menos de cincuenta Orcinus orca asentadas en el sur de España se aproximan embarcaciones o se lanzan a por sus timones. Desde julio hasta el primer día de noviembre contabilizan unas 120, en torno a 50 en Galicia, sobre todo en la Costa da Morte. Golfo de Cádiz y Estrecho de Gibraltar rondan la treintena, igual que Portugal, mientras una decena sucedieron en el Cantábrico, parte de ellas a la altura de la Bretaña francesa y la más alejada de España, en el mar Céltico, ya en Gran Sol.

Una falleció en Países Bajos

Con todo, la zona más lejana de la península donde se ha avistado una orca ibérica es Cadzand, en Países Bajos, en la frontera con Bélgica, al noreste del Canal de la Mancha. Ahí varó a mediados de mes una bautizada por los investigadores como Gala, una hembra que no interactuaba con veleros. Holandeses intentaron salvarla devolviéndola al mar, pero regresó a la costa donde falleció con sedación paliativa. Rozaba los 5,2 metros de largo y pesaba 2.000 kilos cuando la trasladaron a una facultad de Veterinaria donde le hicieron la necropsia.

Orcas detrás de una lancha de Salvamento Marítimo, en una foto de archivo

Cifran en más de 2,2 millones los daños causados por las orcas a veleros

Somos Mar

Al tercer verano de incidentes protagonizados por las orcas asentadas en el Estrecho de Gibraltar que en verano se desplazan a Galicia y más al norte, los investigadores del Grupo de Trabajo Orca Atlántica acaban de dar otro paso al frente solicitando al Gobierno de España y a los grupos políticos con representación en el Congreso que consignen 717.572 euros para compensar a los navegantes recreativos por los daños que puedan ocasionarles esos cetáceos. Calculan los científicos que desde el 2020 hasta el mes pasado han causado desperfectos por un valor de 2,2 millones, sin contar las dos embarcaciones que se han ido a pique en las costas de Portugal.

Seguir leyendo