Patrocinado por

Gondán estrenó con éxito su rampa de botadura con otro ferri para Lisboa

José Francisco Alonso Quelle
josé alonso RIBADEO / LA VOZ

SOMOS MAR

Avanza en el mega contrato para Portugal con 6 barcos en construcción

03 nov 2022 . Actualizado a las 13:23 h.

Los dos primeros espectaculares ferris, de un contrato de diez, encargados a Astilleros Gondán, lucen estos días amarrados en el puerto de Vegadeo, junto a las instalaciones de fibra donde fueron construidos. En las naves en tierra se trabaja en otros cuatro. La previsión es que la primera de las embarcaciones para la firma Transtejo Soflusa (compañía que presta un servicio público de transporte fluvial por el Tajo, integrado en el área metropolitana de Lisboa), se entregue en unos días. Poco a poco, Gondán va cumpliendo así los plazos del mega contrato que firmó a finales del 2021, por una cuantía de 52,4 millones de euros y que le garantiza plena carga de trabajo hasta el 2024.

Este contrato fue presentado en su día por Transtejo Soflusa como el mayor concurso público internacional de este tipo de embarcaciones celebrado en el mundo. Con Gondán y Peniche también compitieron por el contrato la asiática Majestic Glod Marine (Singapur) y la centroeuropea Dutch Holland Shipyars. Fue Gondán quien se llevó el gato al agua (la adjudicación se realizó bajo el criterio de la oferta económica más ventajosa, con un precio de salida de 57 millones de euros), para construir los diez ferris de 40 metros de eslora únicos en el mundo, propulsados íntegramente por electricidad, con capacidad para unos 540 pasajeros y que se prevé transporten a unos 19 millones de personas cada año por el río Tajo, entre las riberas de Lisboa y el sur de la capital lusitana.

De estos buques uno ya está concluido. Solo le falta instalar las baterías definitivas, que esperan recibir a finales de noviembre, de modo que se da por seguro que la entrega de la embarcación será antes de concluya el año. El segundo buque gemelo, amarrado también en el muelle de Vegadeo, acaba de ser botado en una maniobra que sirvió para estrenar la nueva rampa. El astillero de fibra carecía de esta infraestructura, de modo que las botaduras se realizaban descargando los barcos con grúas. Dada las características de los ferris, de 40 metros de eslora, se trataba de operaciones de gran dificultad. La rampa, estrenada con éxito, las evitará en adelante.

En las naves de Gondán en el muelle de Vegadeo continúa la construcción de otros cuatro ferris, con el astillero en un pico de actividad y producción. En este momento cuenta con un centenar de trabajadores en plantilla, más entre 20 y 30 de empresas auxiliares.

Como le ocurre a Gondán con el astillero de metal en Figueras, en el caso de la fibra en Vegadeo la falta de espacio para crecer está condicionando su actividad y sus nuevos contratos. «El puerto no da para más en Vegadeo», señaló Antonio Pacheco, director de fibra de Gondán, quien puntualizó que en el astillero aún tendrían capacidad para construir embarcaciones de menos de 20 metros de eslora. Respecto al personal, añadió: «Estamos a tope, con toda la gente a la que hemos encontrado para contratar y, a la vez, con subcontratas».