Patrocinado por

La gallega Gestido envía buques eléctricos de lujo a París para navegar en el río Sena

Alejandra Pascual Santiago
alejandra pascual VIGO / LA VOZ

SOMOS MAR

Las embarcaciones construidas en Beiramar para París tienen 24 baterías con siete horas de autonomía.
Las embarcaciones construidas en Beiramar para París tienen 24 baterías con siete horas de autonomía. Talleres Gestido

La empresa de Vigo inició la construcción para un astillero francés en mayo. Prevén que estén listas a comienzos del 2023

29 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Participar en la industria naval eléctrica es la aspiración de cualquier empresa que tenga algo que ofrecer, y Vigo no es la excepción. Talleres Gestido, dedicada a la construcción y reparación de buques en tierra y a flote, acaba de enviar una primera embarcación para París que operará sobre el río Sena. Forma parte de un lote de dos buques de aluminio de propulsión eléctrica que construyen en la avenida de Beiramar para un astillero francés.

Gestido envió el pasado martes la primera de las naves en camión hasta la capital gala. El viaje dura dos días. Está previsto que a mitad de noviembre envíen la segunda unidad y que las embarcaciones construidas en Vigo estén en funcionamiento a comienzos del 2023. Los buques son de propulsión eléctrica y de cero emisiones. «Cada uno de ellos cuenta con dos motores de veinte kilovatios y 24 baterías», explica Daniel Porto, director de Talleres Gestido. Esta carga energética posibilita una autonomía de siete horas de navegación sobre el río Sena a una velocidad de ocho nudos. Miden once metros de eslora y tres de manga y tienen un peso en rosca de cerca de seis toneladas.

La firma naval viguesa se encarga de la fabricación del casco del par de unidades, además de la estructura de motores y hélices. Trabajan para un astillero de Francia, pero no especifican de cuál se trata por motivos de confidencialidad del contrato. Sobre el cliente final que explotará las embarcaciones, explica que se trata de un propietario de restaurantes flotantes en la orilla del romántico río parisino. «La idea que mantienen es ofrecerles un paseo por el Sena en embarcaciones de lujo». Están diseñadas para acoger hasta doce personas a bordo.

El pedido de buques gemelos para la ciudad de la luz es la primera aproximación de Gestido a la construcción naval eléctrica. «Llevamos años trabajando en construcciones de aluminio, pero con este tipo de acabado y bajo estos estándares de calidad es la primera vez», precisa. Porto explica que el buque propulsado con energías limpias es un apuesta «personal» de este taller que lleva en funcionamiento en el entorno del puerto de Vigo desde 1974. Desembarcaron así en este sector al alza, «y con buenos resultados», señala el responsable. Se refiere a que desde Francia han agradecido la calidad de los cascos y el hecho de haberlos entregado según los plazos de tiempo estimados. Las embarcaciones eléctricas son para ellos una apuesta a futuro: «Hemos renovado nuestras instalaciones para darles continuidad».

Naval vigués

El de las embarcaciones eléctricas es un nicho de mercado cada vez con mayor peso para el sector naval en la ría de Vigo. En Moaña, el astillero Aister entregó el pasado septiembre dos gabarras de propulsión híbrida para navegar por el río Charante, en la región del Cognac. El concepto es semejante al del pedido de Talleres Gestido: buques de cero emisiones y que apenas generan ruido para el sector turístico.

Otra firma, Seadrone, desarrolla buques eléctricos solares para la armadora vizcaína Rabelo Boats. Navegan a baja velocidad en aguas de las Islas Baleares. El año pasado entregaron dos modelos.

Astilleros encargados de construcciones de mayor tamaño también suman hitos sostenibles. Por ejemplo, Freire Shipyard botó hace dos días un buque oceanográfico para el Instituto de Investigación del Acuario de Monterrey de navegación diésel y eléctrica, mientras que Armón Vigo entregó hace un mes a Balearia el primer ferri eléctrico de España.