Patrocinado por

La flota europea tacha de piratas a Feroe y Noruega por coger la xarda que quieren

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Tripulantes del barco gallego Playa de Sanxenxo, en el puerto de Avilés, con la xarda que capturaron en la primavera del 2020
Tripulantes del barco gallego Playa de Sanxenxo, en el puerto de Avilés, con la xarda que capturaron en la primavera del 2020 SAURO MARTÍNEZ

Pescadores urgen a la UE a actuar contra la asignación unilateral de cuotas

24 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

De momento le han salido bien a Noruega y las islas Feroe las dos asignaciones unilaterales de la xarda, sin tener en cuenta las recomendaciones científicas ni al resto de países de la Unión Europea (UE) por cuyas costas se mueve ese pescado azul, también conocido en España y Galicia como caballa, verdel, rincha o curriolo. Cierto que la Comisión Europea los ha criticado, pero no ha pasado de palabras, tibias condenas muy distantes de las medidas contundentes repetidamente reclamadas por la flota y por la Comisión de Pesca de la Eurocámara. Pocos meses después que la Asociación Europea de Productores de Pescado (Eapo, en sus siglas en inglés) y Europêche, la Asociación de Organizaciones Nacionales de Empresas Pesqueras de la UE, reclamasen «una respuesta inmediata» frente a ese «comportamiento insostenible e irresponsable», Eapo equipara a los Gobiernos de Noruega y Feroe con piratas.

Considera que sus decisiones «pueden calificarse como pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR)» porque sus «acciones son inaceptables, contrarias a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y, en particular, el acuerdo sobre poblaciones transzonales de 1995». Justo lo que ocurre con la xarda, que se desplaza en grandes bancos siguiendo la línea de costa del Atlántico nororiental, pero cuya gestión compartían los países ribereños. Por una parte, la UE y Noruega y Feroe, que se descolgaron de esos acuerdos siguiendo la táctica de Rusia, Groenlandia e Islandia. Desde el brexit, en las negociaciones a varias bandas entra como país tercero el Reino Unido.

  Ligero recorte para el 2023

Para el próximo año, el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES, por sus siglas en inglés) recomienda capturar un máximo de 782.066 toneladas, un 1,61 % menos que este año. Sin embargo, las asignaciones unilaterales de cinco países elevaron los cupos un 42 %, hasta 1,13 millones de toneladas. A España, para litoral y Gran Sol, le correspondieron 32.456 toneladas, el 4,15 % de la cuota propuesta por los científicos.

Desde la industria pelágica de los Veintisiete emplazan a la Comisión «a hacer un gran esfuerzo para que todas las partes participen en negociaciones significativas». Como «algunas partes, en particular Noruega y el Reino Unido, abogan por el uso del concepto de apego zonal como criterio principal» en la distribución de cuotas, se oponen y piden a la Comisión y al Consejo que se ratifiquen: «Debe seguir siendo inaceptable».

Y aún más. Llaman a «condenar enérgicamente» la autoasignación de cupos y a «no aceptar la actual sobrepesca», citando expresamente a Noruega y Feroe por atribuirse posibilidades de capturas «en los mismos niveles realmente inflados que el año pasado», cuando las aumentaron un 55 % que, de repetirse, continuaría significando un sobrepasamiento del 42 % de la cuota recomendada por los científicos.

 No al reparto zonal

En lugar de atribuirse derechos de pesca basándose en la cantidad de xarda que pasa por las costas de cada país, desde Eapo se inclinan por mantener los «antecedentes históricos». Sugieren a la UE «una cooperación constructiva con el Reino Unido» y anuncian su apoyo a una propuesta conjunta de Bruselas y Londres para limitar la pesca en aguas internacionales al 10 % del total admisible de capturas (TAC) que acuerden las partes, el mismo tope que sugieren para cada cupo individual.