Patrocinado por

Intervienen 65 kilos de erizo a dos buceadores furtivos con un chivato en tierra en la costa de A Coruña

La Voz A CORUÑA / LA VOZ

SOMOS MAR

La operación permitió intervenir 65 kilos de erizo, en veda biológica, 20 kilos de pulpo y los equipos de buceo de dos furtivos reincidentes de O Portiño
La operación permitió intervenir 65 kilos de erizo, en veda biológica, 20 kilos de pulpo y los equipos de buceo de dos furtivos reincidentes de O Portiño .

La operación movilizó a Guardia Civil, Gardacostas de Galicia y a los guardapescas contratados por la cofradía

17 oct 2022 . Actualizado a las 08:04 h.

Continúa la lucha contra el furtivismo en la Cofradía de Pescadores de A Coruña, apoyada por el Servizo de Gardacostas de Galicia, la división marítima de la Guardia Civil y los guardapescas contratados por el pósito. Los tres equipos participaron en un operativo en la costa de San Roque que permitió intervenir el viernes pasado cinco capachos con 65 kilos de erizo y 20 kilos de pulpo.

Una pareja de buceadores furtivos de O Portiño —reincidentes, según fuentes de la cofradía— subieron las capturas ayudados en tierra por un chivato que se dedica a esconder la mercancía y alertar a los buzos de la llegada de guardacostas o de cualquier otra amenaza.

El erizo se encuentra en veda biológica y la práctica de pesca submarina de recreo está prohibida los días laborables, por lo que la captura del pulpo tampoco estaba permitida. Los 20 kilos se entregaron en un centro benéfico y el erizo fue resembrado en el mar. Además, se intervinieron los dos equipos de buceo.

Siembran 30.000 crías de erizo de mar en O Portiño, en A Coruña, para repoblarlo

Ana González

Mariscadores y técnicos se subieron en la mañana de este miércoles en siete embarcaciones en el puerto de O Portiño, en A Coruña, para recuperar la riqueza marina en la zona, devastada por el furtivismo. En esta jornada sembraron 30.000 crías de erizo en el marco de un proyecto impulsado por las cofradías de pescadores de A Coruña y Barallobre, con la colaboración de la Xunta y la Universidade da Coruña

«Esta zona está muy esquilmada por el furtivismo», lamenta el asistente técnico de la cofradía coruñesa, Pablo Seoane, quien detalla que la iniciativa busca «optimizar un protocolo para reforzar las explotaciones naturales de erizo». Tras llevar a cabo las pruebas, determinarán la época del año en la que mejor se funciona la siembra, primavera u otoño. En total, adquirieron 60.000 crías de erizo, procedentes de un criadero de Sada. Este miércoles echaron una mitad y harán lo mismo con la otra en otoño.

Seguir leyendo