Patrocinado por

Veto a los caladeros: nos cogió dormidos

José Vicente Domínguez AL HILO

SOMOS MAR

María Pedreda

22 sep 2022 . Actualizado a las 04:50 h.

El comentario de Aetinape aparecido en este diario da en el clavo: «Nadie asume la responsabilidad de su fracaso». Y lo dice la asociación náutico pesquera porque nadie estaba ahí para enterarse y conocer la pretensión del Parlamento Europeo y del Consejo de regular la pesca y las poblaciones en aguas profundas en el Atlántico nororiental, tal como ya figuraba en el reglamento de 14 de diciembre del 2016. Nuestros adocenados representantes han tenido casi seis años para tratar de defender nuestros intereses, si la razón nos asiste. Porque esa sería otra cuestión.

Ante los requerimientos de la Comisión Europea para la presentación de datos relativos al sistema de localización de buques (SLB) y a los datos pertinentes de las actividades pesqueras de especies en aguas profundas, las diferentes administraciones no supieron o no se preocuparon en conocer por dónde iban los tiros de tales requerimientos. Así, con verdadera desidia, unas veces informaban y otras no.

Es inaudito que el reglamento, aprobado el pasado día 15 de septiembre, diga en su apartado 13 que «el Comité de Pesca y Acuicultura no ha emitido ningún dictamen en el plazo establecido por su presidente». Resulta cuando menos curioso que España, siendo la primera potencia europea en pesca y acuicultura, y formando parte de dicho Comité de Pesca, no haya emitido dictamen alguno en el asunto en cuestión.