Patrocinado por

La tintorera: la ciencia, la creencia y la fe

Jaime Mejuto INVESTIGADOR DEL CENTRO NACIONAL CSIC-IEO EN A CORUÑA

SOMOS MAR

Pedro Armestre

01 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Al debatir, es importante establecer si nos moveremos sobre la evidencia y la ciencia, o si usaremos la creencia, la fe, la percepción de la opinión publica-publicada. O simplemente la conveniencia estratégica. Panamá ha lanzado recientemente una propuesta para incluir la tintorera, quenlla o tiburón azul (Prionace glauca) dentro de la lista de especies del apéndice II de CITES. Recordemos que esta especie está evaluada y ordenada por las organizaciones regionales de pesca (OROP) competentes en base al rendimiento máximo sostenible (RMS) y que el apéndice II de CITES no incluye a especies en riesgo o peligro de extinción, sino a especies (animales y plantas) cuyo comercio se considera debe ser controlado para garantizar su supervivencia, generando en la práctica dificultades administrativas y de comercialización, e incluso colapsos en certificaciones administrativas para el comercio de especies pesqueras de consumo humano cuya actividad está amparada por métodos de pesca legales y sostenibles respaldados por los máximos estándares de control de la UE. En los últimos tiempos, percibimos un especial interés por incluir, dentro de dicho apéndice II, a algunas especies de elasmobranquios que no muestran riesgo de supervivencia ni cumplen condiciones para su inclusión, frente al escaso interés para proponer, por ejemplo, la inclusión de otras especies, como algunos teleósteos incluso en colapso de sus stocks desde hace décadas y que explotan flotas no comunitarias. Por tanto, ¿en tales propuestas, apoyos y decisiones habrá factores éticos o quizás de fe, ajenos a criterios científicos o al estado de explotación de los respectivos stocks ícticos?

El motivo por el que precisamente Panamá hace su propuesta sobre la tintorera merecería un análisis que omitimos. Pero de forma inmediata la propuesta ha sido apoyada —cuando no patrocinada a través de interpuesto— por diversas organizaciones, algunos países e instituciones de la UE sin haber hecho un mínimo estudio del impacto y la justificación de esa propuesta que parece estar basada en un argumento científico de gran peso como es la presunta similitud morfológica de la tintorera con otras especies de su misma familia, las cuales sabemos tienen características morfológicas, biológicas, de distribución y de abundancia totalmente distintas a las de la quenlla. No obstante, debo reconocer que desde hace algunos años mi capacidad de asombro se ha reducido mucho en base a lo que circula, se escribe y se promueve, incluso a nivel doméstico.

Lo primero que probablemente debe saber el lector es el contexto general, sobre si la tintorera, especie muy abundante en áreas oceánicas del Atlántico, Índico y Pacífico, es realmente un recurso importante para los intereses pesqueros de Galicia, España o la UE. Durante el período 2017-2021, la flota palangrera de altura de España (mayoritariamente de base en Galicia) ha desembarcado en promedio unas 41.000 toneladas al año. En el océano Atlántico, regulado por ICCAT, y a propuesta de España, se han establecido desde el 2020 límites precautorios de captura (TAC); si bien la situación de los stocks del Atlántico no sugiere sobrepesca, según las evaluaciones realizadas hasta la fecha. Para el stock del norte, el TAC ha sido de 39.102 toneladas (32.578 para la UE). En el caso del del sur, el cupo se ha fijado en 28.923 toneladas y la asignación de límites se decidirá probablemente este año.