Patrocinado porPatrocinado por

La reparación de la Terra Nova en Navantia se amplía a septiembre

Beatriz García Couce
Beatriz Couce FERROL

SOMOS MAR

CEDIDO

La plataforma canadiense salió del dique y la obra seguirá ahora a flote en un muelle

01 jul 2022 . Actualizado a las 22:34 h.

La plataforma Terra Nova, perteneciente a la empresa canadiense Suncor, salió el pasado miércoles del dique tres, el de mayor tamaño de Navantia Ferrol, en donde permaneció los últimos cinco meses. La modernización de esta unidad está generando una gran ocupación en las industrias auxiliares, ya que precisa trabajos de diversa índole. De hecho, en los momentos álgidos de actividad ha llegado a ocupar a más de 900 personas, siendo una de las obras que más impacto sobre el empleo ha tenido entre la red de subcontratas de la compañía pública.

El contrato, que inicialmente iba a tener una duración de cinco meses, continúa generando riqueza en la comarca, ya que desde que llegó a las instalaciones de la antigua Bazán su armador ha ido ampliando la demanda de trabajos.

Una vez que abandonó el dique, la Terra Nova, que llegó a la ría los primeros días de enero, se quedó atracada en uno de los muelles de la antigua Bazán, en donde completará su modernización, al menos hasta el próximo mes de septiembre.

Con 292 metros de eslora (largo), 28 de manga (ancho) y una capacidad de almacenamiento de 150.000 metros cúbicos de crudo, esta plataforma recaló en Ferrol tras ganar la división de Reparaciones de Navantia un concurso internacional.

Emilio García Juanatey, presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, confirmó la importancia del alcance de este encargo, que ha propiciado trabajo de forma continuada desde principios del pasado enero. Destacó que no se trata de una obra de carenado al uso, sino de una labor de transformación, que se enmarca «nun mercado moi interesante», y que puede generar otros encargos para las factorías de la ría.

A lo largo de estos últimos meses, se han llevado a cabo, recuerda Emilio García Juanatey, obras relativas a las turbinas, máquinas, válvulas, aceros, soldaduras y pintura, entre otros, y aún continuarán, ya que se desarrollarán más tareas durante el verano. Inicialmente se había anunciado que se efectuarían reparaciones del casco, el reemplazo de la unidad de recuperación de calor residual y la renovación de la unidad giratoria, entre otros. 

Salvavidas para las auxiliares

La obra de modernización de la plataforma canadiense ha resultado ser un revulsivo para la ocupación entre las compañías auxiliares, que venían de padecer, desde el año anterior, un vacío de actividad en el astillero ferrolano. La situación ha cambiado sensiblemente, ya que el pasado marzo dio comienzo la construcción del programa de cinco fragatas del tipo F-110 para la Armada española, con el que Navantia prevé ocupar en el fin del año a unas 600 personas. Además de que la obra de la modernización de la plataforma también continúa propiciando trabajo, hay otros encargos en la división de Reparaciones ya en marcha.

En el dique de la antigua Bazán se encuentra ya un buque gasero, un tipo de barco en el que está especializada la división ferrolana, y se prevén otros pedidos para los próximos meses. Aunque tanto Navantia como Suncor han sido muy cautelosos sobre la obra, el naval espera que cristalicen otras obras similares a la Terra Nova.