Patrocinado porPatrocinado por

El pacto de la OMC cerraría el grifo de las ayudas a la flota gallega del Atlántico sur

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

M.MORALEJO

Prohíbe los subsidios en áreas no reguladas por organizaciones de pesca

21 jun 2022 . Actualizado a las 04:45 h.

Después de más de dos decenios de debate, la Organización Mundial de Comercio (OMC) logró sacar adelante el acuerdo para eliminar los subsidios en la pesca, al menos aquellos que puedan alentar la sobreexplotación de los caladeros y la pesca ilegal. Europêche, la patronal pesquera europea, da la bienvenida a un pacto que calificó de «histórico» y respira aliviada al haber quedado al margen los incentivos y exenciones fiscales al combustible, que no se han considerado subsidios dañinos.

En este sentido, la pesca europea valora el papel fundamental desempeñado por la Comisión Europea en la defensa de estas medidas esenciales para la flota de la UE. Porque, como explicó Daniel Voces, director gerente de Europêche, en el «contexto geopolítico creado por la invasión rusa de Ucrania y la crisis energética mundial, este no era el momento adecuado para discutir este tema». Gravar con impuestos el combustible pesquero «habría provocado la quiebra de muchas empresas», pues todas dependen de los combustibles fósiles al no haber alternativas disponibles. Voces alude al caso de la UE como demostración palpable de que los esquemas de desgravación fiscal a los combustibles no han contribuido ni a la sobrecapacidad de la flota ni a la sobreexplotación de los caladeros, «sino todo lo contrario».

Ahora bien, si esa es la cara del acuerdo de la OMC, la cruz es la «prohibición absoluta de los subsidios para los buques pesqueros que operan en alta mar no regulados por organizaciones internacionales de ordenación pesquera (ORP)». Porque esta disposición, hace ver la patronal pesquera europea, tendrá un impacto negativo en una parte importante de la flota de aguas lejanas comunitaria, como la que faena en el Atlántico suroccidental —mucha de ella gallega o de capital gallego—, a pesar de que su actividad está regulada y supervisada. El área adyacente a las Malvinas, la milla 201 de Argentina y todo el sur del Atlántico son aguas que no están reguladas por una ORP, debido «a una disputa política sobre la jurisdicción territorial de las aguas», apunta Voces.

Pero que no haya en esa parte del Atlántico una organización como sí la hay para el norte (NAFO) o para la parte nororiental (Neafc), no quiere decir que rija la ley de la selva. Al menos no para la flota de la UE y afines, pues los Estados miembros, como es el caso de España, «han hecho su tarea mapeando y cerrando caladeros donde fuese necesario y siguiendo las resoluciones de las Naciones Unidas para proteger los ecosistemas vulnerables». Es más, la UE incluso ha adoptado una ley dedicada a gestionar la pesca en este tipo de áreas, apunta Europêche en un comunicado.

Pero esos esfuerzos no han sido reconocidos: «Lamentamos que la OMC no haya otorgado la posibilidad de mantener los subsidios donde existen medidas de gestión sostenible».

Letra pequeña

Con todo, Javier Touza, presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi), que agrupa a la flota afectada —una veintena de barcos gallegos que combinan alta mar con aguas de las Malvinas—, prefiere esperar a que se articule el acuerdo, que todavía está caliente, para calibrar los efectos que tendrá sobre estas embarcaciones. Lo interpreta más como un «aviso a navegantes» para que fragüe esa ORP en el sur del Atlántico. El acuerdo de la OMC no entrará en vigor de inmediato. Antes es preciso que dos tercios de los 164 países que forman parte de la organización lo ratifiquen. Y en ese lapso temporal, los Gobiernos ribereños y las partes contratantes, en el seno de la ONU, todavía pueden alumbrar ese organismo de gestión pesquera que permitiría a flotas como la gallega continuar con el esquema de bonificaciones actual.

Y si no es así, Touza señala que no hay que perder de vista que, según las cifras de mayo pasado, la flota española faenó el 61 % de los días de pesca dentro de aguas de las Malvinas y no en alta mar.