Patrocinado porPatrocinado por

El Puerto de Vilagarcía recibe desde Francia tres mil toneladas de aceite de girasol

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

SOMOS MAR

Martina Miser

Los operadores buscan alternativas para sortear los efectos de la guerra de Ucrania

28 abr 2022 . Actualizado a las 21:25 h.

Ucrania es el principal productor mundial de aceite de girasol. Este hecho explica, en buena medida, la escalada de precios que desde que Rusia (que además es el segundo país productor del planeta) emprendió su invasión, hace dos semanas, está experimentando un producto de gran consumo entre la industria conservera, la hostelería, la repostería y el público doméstico. Aunque todavía es muy pronto para que las incertidumbres sobre el futuro de este mercado se hayan despejado, las cosas no pintan bien, y tanto las compañías que lo comercializan como los operadores que lo importan están buscando alternativas que eviten el desabastecimiento a medio plazo.

Por lo que respecta a Vilagarcía, se trata de una de las mercancías destacadas que la firma ourensana Aceites Abril almacena en sus instalaciones del recinto portuario. Ayer, el complejo recibió tres mil toneladas de aceite de girasol, pero no desde Ucrania, claro, sino desde Francia.

El granel fue transportado por el carguero Silver Kenna, un buque que navega bajo bandera danesa y procede del puerto de Burdeos. Francia es la quinta productora mundial de este tipo de aceite de consumo humano, pero su capacidad apenas representa la séptima parte de la ucraniana o de la rusa, por lo que puede funcionar como complemento, pero nunca como alternativa a los volúmenes de abastecimiento a los que el mercado estaba acostumbrado. Es más, estas tres mil toneladas que Vilagarcía acaba de recibir equivalen, aproximadamente, a una tercera parte del volumen habitual de los envíos que llegaban desde Ucrania, en torno a las diez mil toneladas por buque. Cabe destacar, de todas formas, que se trata de transporte contratado hace meses, antes de que la ofensiva de Putin hiciese saltar todo por los aires. El año pasado, por ejemplo, ya se llevó a cabo un transporte similar desde territorio francés.

Aunque no todo el aceite de girasol que mueven los muelles de Vilagarcía se importa desde Ucrania, esta es, con diferencia, la mercancía más afectada por la guerra en lo que respecta a los tráficos portuarios. Al margen de Francia, Argentina, Brasil y Estados Unidos también pueden ofrecer una oportunidad para que el mercado se provea, pero en ningún caso lo harán al nivel demostrado por Ucrania y Rusia. Así que la alternativa, explica Aceites Abril, puede encontrase en otros aceites vegetales, en el denominado aceite de semillas, que combina varias de ellas, o en el aceite de orujo de oliva, por lo que respecta a las frituras.

En un segundo lugar, en cuanto a la distorsión introducida por la guerra en el tráfico portuario de la capital arousana, se encuentran los cereales, de los que el país invadido es, también, un poderoso productor. El año pasado, el Puerto de Vilagarcía recibió ochenta mil toneladas de mercancías generadas en Ucrania. Este es el volumen de productos que la invasión de Putin compromete directamente en la orilla sur del mar de Arousa.