Patrocinado por

Los supervivientes del Villa de Pitanxo podrían abrazar a sus familias en Galicia el lunes o el martes

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

CAPOTILLO

Los parientes de los nueve fallecidos recuperados aún esperarán días para velarlos

18 feb 2022 . Actualizado a las 16:01 h.

Por cuarta vez en las últimas, se produce otro cambio de las previsiones de llegada de los supervivientes a puerto. El Gobierno español y Salvamento Marítimo acaban de anunciar que será este sábado a la mañana cuando atracará en el puerto de San Juan de Terranova el Playa Menduíña Dos con los tres supervivientes de la tragedia del Villa de Pitanxo a Terranova. Hasta minutos antes de la una de esta tarde de este viernes se le esperaba a las 16.30 horas. En este pesquero viajan también los restos mortales de otros siete tripulantes, tras transbordarle en alta mar el pesquero portugués Franca Morte el cuerpo que había recogido. Unas horas antes, sobre las once y media de esta mañana, entró en San Juan el buque canadiense Nexus, con dos fallecidos. Nada se sabe de los otros doce tripulantes del congelador de Marín que se fue a pique el martes de madrugada. Si no hay más variaciones, y el Menduíña arriba mañana y se agilizan los trámites para su repatriación, como promete el Ministerio de Asuntos Exteriores, los tres hombres podrían abrazar a sus familias en Galicia el lunes o el martes. Más días aguardarán para darles el último adiós los parientes de las nueve víctimas mortales recuperadas del mar.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, sitúa «a partir del domingo» el posible horizonte de llegada de los supervivientes del Villa de Pitanxo. «Hay que conseguir que se evacuen y se trasladen a España o a Galicia de inmediato. Espero que el Gobierno dé una solución con un vuelo de Terranova a Madrid si no puede ser a Santiago o Vigo, y a partir del domingo podamos reparar lo irreparable», ha remarcado el jefe del Ejecutivo autoómico.

El cónsul general de España en Montreal encabeza el equipo enviado a San Juan por Exteriores para «agilizar las gestiones logísticas y administrativas». Ellos recibirán mañana al capitán Juan Enrique Padín, a su sobrino Eduardo Rial y al marinero ghanés Samuel Koufie. Se les hará una revisión médica, pero, de no precisar asistencia sanitaria inmediata —el Playa Menduíña Dos los recogió con síntomas de hipotermia—, identificarán formalmente los cuerpos de sus compañeros y declararán ante las autoridades canadienses.

Del alojamiento y de otros aspectos relacionados con su estancia en la capital de Terranova se ocupará Exteriores, que también gestionará su repatriación. Aunque el ministerio no ha respondido a las consultas sobre el retorno de los supervivientes, fuentes conocedoras de esas gestiones consideran que podrían emprender el regreso a España el domingo. Dependiendo de las escalas, el viaje en avión Terranova-Madrid puede durar de 17 a 26 horas. Sumándole poco más de una hora de vuelo a Vigo, el lunes o el martes podrían reencontrarse con sus seres queridos.

Embalsamar los cuerpos

Más compleja será la repatriación de los cuerpos de los otros nueve tripulantes. El proceso lo explica Humberto Otero, de Funeraria Alba (Becerreá, Lugo), la empresa que exhumó el cadáver de Franco y que periódicamente traslada fallecidos de España al exterior y viceversa. Aclarando que cada país aplica su protocolo, señala que habitualmente dura una semana. En circunstancias excepcionales, como, por ejemplo, la tragedia del Villa de Pitanxo, las autoridades de Canadá y España podrían acortarlo a cuatro o cinco días.

 

Cuando los fallecidos recuperados del mar sean desembarcados e identificados oficialmente, las autoridades canadienses han de certificar su defunción. Después deben ser embalsamados e introducidos en féretros estancos o de zinc. Una vez acreditado documentalmente que están preparados para el traslado, el consulado español expedirá el salvoconducto mortuorio, y Canadá, el permiso de transporte.

Agilizar los trámites

A falta de las previsiones oficiales, que desde Exteriores no explican, los tiempos de repatriación que apunta Humberto Otero indican que esos nueve tripulantes fallecidos no serían enviados a España hasta los últimos días de la próxima semana.

Por su parte, Arvi, la Cooperativa de Armadores de Vigo a la que está asociado el Grupo Nores, la empresa armadora del Villa de Pitanxo, confirma que el Playa Menduíña Dos y el Franca Morte navegaban ayer rumbo a San Juan de Terranova, aunque el segundo volvió a pescar tras transbordar al primero el cuerpo que había recuperado. El fuerte temporal que atrasa casi un día la entrada del primero influirá también en la del segundo.

Desde la cooperativa Arvi manifiestan que están «trabajando activamente» con el Instituto Social de la Marina (ISM) para «que se puedan agilizar al máximo los trámites necesarios para que las familias de los fallecidos y desaparecidos reciban el asesoramiento que precisen, así como las ayudas establecidas».

Feijoo pidió 24 horas más de búsqueda y Canadá reiteró que no la reanudará

Familiares de 21 de los 24 tripulantes del Villa de Pitanxo continúan sin saber si sus seres queridos están entre los nueve cuerpos rescatados por el Playa Menduíña Dos, el Franca Morte y el Nexus. Oficialmente no han sido identificados, no ha trascendido nada sobre sus identidades y desde Exteriores no contestaron a las preguntas sobre quiénes son.

Tras rastrear un área de 900 millas cuadradas, Canadá ha dado por desaparecidos en el mar a doce de los veinticuatro tripulantes del arrastrero de Marín que engulló el mar cuando izaba a bordo un copo lleno de fletán negro. El miércoles a media tarde, cuando habían transcurrido 36 horas del naufragio, suspendió oficialmente la búsqueda «ante la imposibilidad de localizar» a los desaparecidos, dice Exteriores en un comunicado. Las autoridades canadienses retiraron los medios oficiales, «ante las desfavorables condiciones meteorológicas», añade. Incluso así, varios pesqueros continuaron buscando hasta el jueves por la tarde, cuando retornaron a su actividad.

«Todo lo que se podía hacer»

El portavoz del Centro de Rescate de Halifax aclaró que habían prolongado 13 horas las 23 establecidas por su protocolo para hallar náufragos. En declaraciones recogidas por Europa Press, afirmó que los doce tripulantes han sido declarados desaparecidos y el caso pasa a manos de la policía.

La confirmación de que no reanudarán el rastreo trascendía horas después de que Núñez Feijoo, presidente de la Xunta, solicitase ampliar la búsqueda veinticuatro horas más con medios aéreos. Reconocía las adversas condiciones meteorológicas, pero creía «razonable» seguir intentándolo, «por lo menos para tener la seguridad de que todo lo que se podía hacer se ha hecho». Familiares de los náufragos protestan airados por la suspensión del rastreo.

Por otra parte, fuentes del Ministerio de Transportes declaraban ayer a Europa Press que la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos empieza a estudiar las causas del naufragio. Entre otras diligencias, tomará declaración a los tres supervivientes.

Vídeo: Así se realizó la búsqueda de los desaparecidos durante el naufragio del Villa de Pitanxo

El mar arrolló el Villa de Pitanxo por la rampa de popa y lo hundió en minutos

m. sío dopeso

Dicen los expertos en catástrofes que cuando se estrella un avión, cuando se produce un choque de trenes o cuando ocurre un siniestro de consecuencias dramáticas, casi nunca existe una única causa. Tampoco la hubo en el caso del pesquero gallego Villa de Pitanxo, hundido en la madrugada de este martes a 250 millas de la costa canadiense de Terranova, con una tripulación de 24 hombres, de los cuales solo tres han sobrevivido, nueve han sido hallados muertos y doce siguen desaparecidos.

¿Qué le pasó al Villa de Pitanxo? La pregunta, de momento, no tiene respuesta oficial. «Lo importante ahora es la parte humana de esta catástrofe», afirman desde la Cooperativa de Armadores de Vigo. «Es momento de estar con las familias», insistió este miércoles el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, tras reunirse con el armador, conocedor de primera mano de lo sucedido.

Seguir leyendo