Patrocinado por

Vetar el arrastre dejaría la despensa de Europa con un millón de toneladas de pescado menos

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

cepesca

El sector de 14 países traslada a Sinkevicius el riesgo para la soberanía alimentaria

21 ene 2022 . Actualizado a las 11:16 h.

El mercado pesquero europeo es el más apetitoso del mundo. En él se aprovisionan ciudadanos como los portugueses, que consumen casi 60 kilos por persona al año y, aunque los hay como los checos, que con seis kilos por cabeza tienen suficiente para doce meses, también compran los españoles, que ingieren 45,6 kilos, y los franceses, con sus 33,7 por ciudadano al año, según datos de la propia DG-Mare (Dirección General de Asuntos Marítimos y Pesca). En definitiva, un mercado con un consumo aparente de 12,3 millones de toneladas, con un tique de compra de 130 euros por cabeza.

Ahora bien, la mayor parte de ese pescado que consume es importado. La pesca y la acuicultura comunitarias apenas dan para cubrir el 20 % de las necesidades y garantizar esa soberanía alimentaria que tan esencial se reveló durante la pandemia. Una capacidad, la de nutrir a su población, que se vería en riesgo si, como pretende la Comisión Europea, desaparece un actor fundamental como es el arrastre de fondo. Prohibir ese arte de pesca, así, sin datos científicos y revisiones de impacto contrastadas, pondría en riesgo la seguridad alimentaria al eliminar de la despensa comunitaria «un millón de toneladas de pescado», que son las capturas de los arrastreros comunitarios.

Ese fue el mensaje que el miércoles trasladaron al comisario de Medio Ambiente Océanos y Pesca, el lituano Virginijus Sinkevicius, representantes de organizaciones pesqueras de catorce Estados miembros.